El renacido, Ziliotto y las piedras opositoras

0
149

(Por Norberto Asquini).- Fue una buena semana para las gestiones peronistas. El presidente Alberto Fernández tuvo su momento de gloria y el gobernador Sergio Ziliotto su respiro. El periodista Marcelo Falak en Letra P llamó en su columna a Fernández “El renacido” tras el acuerdo con los principales acreedores externos del país. Su lectura indica que el resultado de la negociación constituyó, una “victoria política resonante, acaso la primera de su administración de casi ocho meses, y una que equivale a su segunda asunción”. Un triunfo del peronismo para empezar a sacar al país de la pesada deuda que dejó la administración macrista. Horas antes, el presidente había anunciado la reforma judicial y también el relanzamiento del plan Procrear, lo que mostró iniciativa política en medio del pico más agresivo del Covid-19 y la puesta en marcha de una agenda pos pandémica, si bien todavía queda un largo camino que sobrellevar.

En la misma semana, el gobernador Ziliotto, casi a tono con las conferencias de prensa del presidente, preparó sus gráficos para anunciar que La Pampa había dominado, o mejor dicho amesetado, el brote de coronavirus que ingresó al territorio provincial y que sembró el temor en la sociedad pampeana. Desde el lunes, si todo sigue controlado, las localidades que entraron otra vez a fase 1, entre ellas Santa Rosa, General Pico y Toay, volverán a la “normalidad” de la etapa del distanciamiento social, o sea a la flexibilización de algunas actividades. Mientras no haya cura, el fantasma del contagio al Covid-19 está latente y amenazante. El buen momento nacional sirve también de empuje a las administraciones provinciales.

La agenda opositora
Frente al peronismo como actor central en los primeros cuatro meses de aislamiento social, la oposición comenzó a disputarle terreno político. A nivel nacional, logrado el acuerdo con los acreedores, desde Cambiemos-Juntos por el Cambio se comenzó a pedir un plan económico y las voces opositoras empezaron a alertar que la reforma judicial es un avance sobre la “independencia” de la justicia.

En La Pampa el espacio de radicales y el PRO y sus aliados también comenzó a confrontar con el oficialismo. Ambos sectores por separado y compitiendo entre sí por quien representa mejor al electorado no peronista. Sin Cambiemos en la Casa Rosada, no hay motivo para unirse hasta las próximas elecciones.

Un tema fue el económico. Tanto el diputado macrista Martín Maquieyra como diputadas provinciales de la UCR reclamaron medidas ante la protesta de los comerciantes de Santa Rosa y General Pico que vieron nuevamente cerrados sus comercios por el brote de pandemia. Por su parte, el macrismo disparó sobre la intendencia kirchnerista de Santa Rosa acusándola de comprar fideos con sobreprecios durante la cuarentena. El PRO apunta bien: no hay mejor manera de disputar terreno político que bajar la grieta nacional a la provincia.

La grieta está presente casi cualquier tema de agenda pública. En General Pico, la visita de la intendenta Fernanda Alonso a los terrenos donde se van a construir las próximas viviendas sociales se vio interrumpido por un vecino que le fue a reclamar que “se hacía política” con ese plan, que nadie los había ayudado a ellos y que sus esfuerzos se ven empañados porque construían un barrio donde ellos tenían sus casas. Nunca más evidente la polarización.

La idea es confrontar
Hubo otro tema que aprovechó la oposición al peronismo para agitar la grieta local, que también dejó a varios dirigentes en off side. Fue el caso de la denuncia por abuso de autoridad de un empresario catrilense detenido por la policía por esquivar un control y maltratar al personal. El caso tuvo todos los condimentos para hacerse viral: un hecho policial en la localidad que fue epicentro del brote de coronavirus.

Por supuesto, radicales y macristas salieron rápidamente a repudiar los supuestos abusos. Las redes sociales de los dirigentes opositores compitieron por difundir denuncias contra el gobierno provincial. Fueron enfáticos frente a un caso que vieron como emblemático para mostrar el abuso policial de los controles y de cómo desde las gestiones peronistas no dejan trabajar al sector productivo con las medidas antipandemia.

Quedó demostrado también al sector social al que se dirige la oposición y los “valores” que intenta representar. La urgencia y resolución por reclamar por los derechos de un empresario, contrastó con la actitud pasiva, casi inexistente, que hubo frente a casos de abusos comprobados como fue el de un peón en Telén o un joven en Victorica, en los que intervino la Justicia. Varios de esos dirigentes que se expresaron en defensa del empresario quedaron en off side cuando al día siguiente la noticia fue que el fiscal de la causa ahora investiga al denunciante (conocido por hechos de prepotencia en la localidad) por falsedad en sus dichos y sospechas que preparó la escena. Igualmente, en estos casos la verdad es relativa: lo importante es confrontar con el gobierno provincial.

La semana mostró cuál será la dinámica política en la provincia que dominará estos tiempos de pandemia y distanciamiento social. La polarización está presente y cada tema sirve para mostrar de qué lado está parado cada sector.