Fumigaciones tóxicas: así en el norte como en el sur

0
87

(Por Silvio Mario Peduto. Exclusivo para El Norte en movimiento). En los últimos treinta días se sucedieron una seguidilla de incidentes provocados por el uso de agrotóxicos. Reconocidos finalmente, por los habitantes de los pueblos pampeanos, por el daño a la salud humana y a la del ambiente.
En ese lapso fumigaron en Miguel Riglos a pocos metros de las casas y de la planta de agua potable que abastece al pueblo; en Intendente Alvear también fumigaron, con un intento posterior de transportar los bidones llenos a otro lugar. Trascendió que estaban acopiados en un galpón de Ferro Expreso Pampeano en esa localidad.
En un nuevo capítulo, un par de días después un camión de la empresa fue demorado por la policía en General Pico por transportar agrotóxicos sin cumplir con el protocolo pertinente (foto). Ahora bien, ¿qué pasó en el sureste pampeano?

El viernes pasado en Guatraché un empleado municipal se encontraba fumigando con pesticidas en el cementerio local, lo que está prohibido de acuerdo a la legislación vigente. A consecuencia de ello se descompuso y tuvo que ser llevado al hospital del pueblo. La noticia ganó la calle y los habitantes de la localidad del sureste provincial comenzaron a compartirla y a la vez, a preocuparse.
Este corresponsal recibió un llamado telefónico de un vecino santarroseño que estaba en la localidad visitando a una familia amiga. Quien esto escribe se conectó con fuentes responsables del pueblo que confirmaron lo ocurrido. Asimismo agregaron que el capataz, ante la descompensación del operario, le dijo que no era nada y que no le diera importancia. Como quien minimiza la cuestión dado que, como parece ser, en la zona urbana de Guatraché es habitual que recurran a las fumigaciones, que son ilegales, en vez de usar la cortadora de césped, la bordeadora, la pala y el rastrillo. Este accionar cuenta con el visto bueno municipal, lo cual es de público y notorio conocimiento en la localidad y a nivel provincial.

Darse cuenta es más vida
A poco que se mire el mapa de nuestra provincia se puede concluir que cada vez son más las denuncias por la aplicación de los mal llamados “fitosanitarios” que remedian los cultivos y enferman el ambiente en que viven los seres humanos y animales domésticos además de contaminar con los venenos el suelo, el aire, la flora y la fauna, las napas subterráneas, las viviendas, etc.
La reacción y el consecuente control social que generan, tanto el uso irracional de agroquímicos como las triquiñuelas a las que apelan para encubrir o borrar los rastros como las enormes pilas de envases vacíos en playones municipales como se viera hace un tiempo en Guatraché. O, los bidones sin usar en depósitos urbanos o diseminados en caminos vecinales como ocurrió en Intendente Alvear, el traslado de un lugar a otro, el hacer fogatas con los envases ya usados, fumigar de noche, etc.
Pareciera ser que la tarea de hormiga llevada a cabo en cada ciudad y localidad pampeanas por diversas organizaciones sociales, grupos de productores que rumbean para la agroecología y diversas agrupaciones y/o colectivos sociales de vecinos que trabajan para que se conozca y se comprenda lo que acarrea el modelo de agricultura industrial intensivo basado en insumos, de a poco está logrando su cometido.
Es que, como dijera Abraham Lincoln, “se puede engañar a todo el mundo algún tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo pero no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo”.

La toma de conciencia luego de décadas de mentiras sobre las supuestas bondades de un modelo agroindustrial que enferma y mata es, en definitiva, la que pesa en las decisiones que se toman y que desembocan en más denuncias ya que los personeros de las corporaciones insisten con más mentiras en producir envenenando todo lo que nos rodea, incluido a ellos mismos y a nosotros. No obstante el control social no debe claudicar para que no se repitan estos incidentes malintencionados que tantos males acarrean a los argentinos.
Por su parte los gobiernos locales, provinciales y el nacional deberán reflexionar y asumir de una vez y para siempre el cuidado, real y cierto, de la salud de sus pobladores. De no hacerlo corren el riesgo que sus habitantes sigan enfermando y fallezcan como ya viene ocurriendo. Como se sabe, en los pueblos estos dramas los vecinos lo comentan por lo bajo ante la indiferencia cómplice del poder.
Es hora que se den cuenta que de nada sirve el silencio si en ellos les va la vida propia y la de sus familias. (Santa Rosa)