Gastón Lahulé: «La presencia del Estado es fundamental y hasta ahora hemos recibido muy poco»

0
1284

El vecino, con ayuda de la policía, interrumpió días atrás la fumigación en un predio cercano a su vivienda. Fue denunciado por el propietario del lugar por usurpación de propiedad. Hay denuncias cruzadas. En contacto con El Norte en movimiento explicó los daños que se provoca cuando se fumiga sin cumplir los requisitos y no hay control por parte de las autoridades. Confía en la promesa de elaborar una ordenanza local que el actual gobierno vecinalista incluyó en su plataforma de gestión. «Conozco muy poco a Traverso, pero si ha prometido lo hará», subrayó.
La semana pasada informamos que el lunes 11 del corriente,cerca de las 21 horas, un vecino había alertado a autoridades policiales y municipales sobre la presencia de una máquina pulverizadora, en plena tarea de fumigación, a escasos metros de calle Bartolomé
Mitre, en una quinta ubicada a la vera de Acceso Centenario.
Por tal motivo, efectivos policiales llegaron hasta el lugar y lograron interrumpir el trabajo de la máquina fumigadora. Por otro lado, la encargada del Area de Bromatología, Dora Sereno, le hizo saber al conductor de la pulverizadora que debía amoldarse a lo reglamentado en la ley provincial, referido a la fumigación con ciertos elementos tóxicos en zonas periurbanas, además del deber de contar con un asesor técnico y el correspondiente registro de la máquina en la Secretaría de Ecología, del gobierno de La Pampa.
El Norte en movimiento consultó a la policía e indicaron que la presencia de efectivos fue en carácter de prevención y que no habían recepcionada denuncia del indignado vecino. Tampoco la había registrado ante autoridades municipales, en ese momento.
A la vez, recordamos un hecho de similares características que relatamos meses atrás, en este caso ocurrido al norte de la localidad. En esa oportunidad el vecino infractor reconoció la falta y abonó la multa correspondiente.
CON EL DENUNCIANTE
El lunes último, el vecino que intervino aquella noche, Gastón Lahulé, tomó contacto con El Norte en movimiento. «Esto viene pasando hace rato. El año pasado fumigaron a las 4 de la mañana, me enteré después».
«La persona que trabaja conmigo hace 12 años que vive aquí. Cittadini hará 4 o 5 años que tiene su vivienda en esta zona, uno de los chicos
de Fernández hace 2 años creo, y su hermano está construyendo una casa. Con mi familia vivo acá desde el 2002», comenzó relatando.
«Siempre se ha fumigado por acá y el único daño visible, por ahora, son las plantas. El otro día, a las 20:30 horas empezaron a fumigar en el predio que está enfrente, cruzando la calle de donde vivo. Como el viento estaba hacia el sur, la verdad que el olor que llegaba a mi casa era muy fuerte, en ese momento estaba sentado en la galería, entonces reaccioné, por primera vez reaccioné», dijo.
«Tengo una beba de 3 meses, estaba muy complicado el panorama. Llamé a la policía y al mismo tiempo me presenté en el lugar y había una fumigadora en plena tarea», agregó.
«Resulta que ahora tengo una denuncia del dueño de ese lugar por usurpación. También, creo, denunció a la propia policía por haber ingresado al lote sin orden de allanamiento», subrayó.
«La policía solo le pidió a quién estaba manejando la fumigadora que dejara de hacer lo que estaba haciendo».
El vecino denunciante invitó al cronista de este medio a recorrer a bordo de una camioneta de su propiedad toda la zona, y gran parte del su establecimiento que posee cuya entrada principal está sobre Acceso Centenario, y a medida que iba encontrando plantas y arbustos dañados replicaba que «esto es lo que vemos a simple vista, el efecto que causa en las plantas, pero el daño que se le hace al humano es peor, esto produce cáncer. Va destruyendo el medio ambiente», enfatizó Lahulé.
«Se pueden ver muchas plantas como si estuvieran secas y estamos en un mes de enero de 250 milímetros, hay muchas que están peladas y sequía no hay», ironizó.
«Estos dos carteles que dicen ‘fin zona urbana’ están desde que vivo acá», sostuvo Lahulé, al referirse a dos señalizaciones ubicadas en ambos lados, a la vera del ingreso a la localidad que comienza en intersección de ruta provincial 2.
Fue allí cuando le recordamos que en octubre de 2008, los concejales del Frente Vecinal impusieron su mayoría en el Concejo Deliberante y decidieron achicar el ejido urbano, siendo el límite la calle Bartolomé Mitre.
«En muchos pueblos de La Pampa hay una ordenanza local, en Intendente Alvear no hay ninguna, entonces el gobierno municipal se rige por la ley provincial, que dice que se permite fumigar a 500 metros de la zona urbana, con máquina autorizada, aquí en Alvear la única
que cumple todos los requisitos es la del ingeniero agrónomo Juan Manuel Pepa», expresó.
«Lo se porque he llamado a casi todos los fumigadores, me fumigaban a mí», remarcó.
«Hace 4 años que no fumigo, antes lo hacía como en cualquier potrero. Dejé de hacerlo por una cuestión de conciencia y cuidado del
medio ambiente. No podría estar denunciando si yo fumigo. Acá debemos tirar todos para el mismo lado. Estos potreros tenían alfalfa, ahora hay gramón, podrían tener alfalfa pura. Tengo pasturas, como se pueden ver no están en las mejores condiciones, justamente porque decidí no fumigar más».
«Lo que estoy pidiendo es que se haga cumplir la ley, que se controle si la máquina está inscripta, si el producto a utilizar en zonas cercas del radio urbano son las menos nocivas, onda verde creo que se llaman», sostuvo.
«Que vengan y me expliquen porqué estaban y están tan enfermos los fresnos del pueblo. Todos los fresnos que estaban en el acceso al pueblo, en las tres primeras cuadras, estaban igual que las plantas que tengo en mi predio. Todos enfermos», reiteró.
«Ahora están algo recuperadas porque ha llovido, pero con la fumigada del otro día dentro de un mes empiezan a sufrir de vuelta».
«La planta lo que hace es exteriorizar enseguida, que no hace el ser humano, que tendrá severas consecuencias con el correr de su vida, por eso digo que hay que tomar conciencia».
«El actual intendente, Francisco Traverso, ha prometido en su plataforma de gobierno que durante su gestión se hará una ordenanza local».
«Con todo esto que está pasando, quiero destacar la respuesta que tuve de la policía, fue óptima».
«Los llamé ese día e ingresamos juntos al lugar para detener a la fumigadora.La policía siempre dio la mejor respuesta. Tengo entendido que la bromatóloga de la municipalidad le explicó al señor Isidro, en la comisaría, que no podía fumigar, que necesitaba de ciertos requisitos. Si quiere fumigar que presente todos los informes necesarios».
«La presencia del Estado es fundamental, hasta ahora hemos recibido muy poco. Conozco muy poco a Traverso, pero si ha prometido lo hará. Soy optimista, hay muchas cosas por hacer, una reglamentación local es una de ellas».
«Hay ingenieros agrónomos en el pueblo que seguramente están más que capacitados para poder controlar y aquí se podría fumigar cumpliendo con las normas sin ningún tipo de problemas».
«Hace quince años, cuando empezó todo esto de la soja en La Pampa el problema de la fumigación se fue instalando en todos lados y todo lo que no hagamos ahora, el tiempo lo va a marcar, pagaremos todos los errores cometidos».
«Hubo productores que dejaron los novillos para hacer soja. Quince años por ahí todavía es relativamente poco, las repercusiones las tendremos quizás dentro de diez años, cuando las personas empiecen a sufrir. Las plantas se suplirán por otras, seguiremos plantando, pero con la vida humana no es lo mismo. Fumigar acá, tan cerca del pueblo y sin control es muy peligroso».
«Esa noche que estaban fumigando el viento estaba para mi casa, si está para el otro lado el afectado es el que vive ahí en calle Mitre», señaló.
«El Estado está, entre otras cosas, para hacer cumplir las leyes».
«Si bien, a las legislaciones vigentes hay que mejorarlas, de todos modos prohiben lo que está pasando»
«Mi única intención de todo esto es que no se fumigue más. No quiero tener problemas con el señor Isidro, ni con nadie, Creo que soy una persona muy tranquila, de perfil muy bajo y no me interesa tener problemas con la gente», indicó.
Gastón Lahulé, está radicado en La Pampa desde muy joven «tenía 15 años cuando llegué aquí, ahora tengo 39», dijo.
«Siempre dedicado a la explotación agropecuaria y a los caballos de polo», agregó.
Por último señaló que «reitero, no quiero generar problemas con nadie, ni vecino, ni autoridades, solo quería mostrar lo que está pasando. Hoy me tocó a mí y mañana puede ser cualquiera».