Luciano Coria: “cuando te ponen una pistola en la cabeza es para tener miedo”

0
266

“Tuve un poco de miedo, cuando te ponen una pistola en la cabeza y ves esos huecos por donde puede salir una bala, es para tener miedo”, dijo Luciano Coria, el vecino alvearense propietario de una financiera ubicada en calle 9 de Julio y Avenida Rawson de Intendente Alvear, que en el día de ayer sufrió un ataque en su domicilio, con supuesto intento de robo, por parte de dos individuos. El hecho quedó registrado en las cámaras de seguridad que el joven tiene instalado en el exterior de las oficinas. Coria convocó a El Norte en movimiento para relatar lo sucedido.
“Me trataron de reducir y que me tirara al piso, repetían ¿donde está la plata?, ¿dónde está la plata?, y me daban culatazos en la nuca. Así que logré, forcejeando, llegar hasta la salida de la oficina con la intención de poder zafar y para que las cámaras de seguridad pudieran tomar las imágenes, que luego yo mismo me encargué de difundir enseguida por si alguién podía aportar datos”, agregó.
Enseguida relató como se inició el ataque. “Estaba en el living de mi casa cuando entran por la oficina, cuando voy hasta allí a ver quién había llegado me atacan, los dos tenían pistolas, estaban encapuchados, uno con pasamontañas y el otro con un pañuelo, tenían guantes de trabajo, esos con puntos azules y los dos con los cascos puestos. Cuando logré posicionarme en la puerta del negocio por el forcejeo se rompió un vidrio, escapé y corrí, en eso momento martillaron, cargaron las pistolas y me fueron apuntando hasta la esquina, pero en ningún momento las dispararon. Después agarraron por la calle 9 de Julio hacia el Norte. Todo a plena luz del día, las cámaras marcaron 18:15 horas”, señaló.
“Estaba solo en ese momento por eso me arriesgué a forcejear, incluso a uno de ellos pude darle algunos golpes. Hubiera sido distinto si estaba acompañado por algún cliente, amigo o familiar, no iba a poner en peligro otras vidas. Estoy convencido que me estuvieron espiando y cuando vieron que estaba solo se mandaron”, subrayó.
¿Qué plata buscaban?; ¿en algún momento mencionaron alguna cifra o de tal o cual transacción específica?
“En ningún momento mencionaron algo en particular, buscaban plata que pudiera tener encima o en la oficina. Entraron derecho a apuntarme y a pedir plata, no me dijeron la que tenés allá o acá. Y no se llevaron nada. Además, y lo digo claramente, no tengo idea de quienes pueder ser, sospechas hacia nadie. Me llamó la atención que tenían la ropa seca en un día que había algo de llovizna, entonces mucho no viajaron en esa moto. Ahora quedó todo en manos de los investigadores. La División Criminalística de General Pico estuvo trabajando hasta la madrugada de hoy, cerca de la una de la mañana y hoy anda la Brigada por todo el pueblo haciendo averiguaciones. Así que, a esperar a ver si se logra saber quienes fueron los autores del hecho. Las cámaras no logran identificar el número de patente de la moto, a lo mejor con las que hay en varios sectores del pueblo se puede ver algo más, ojalá”, expresó.
¿Cómo se sigue después de esto?
“Ahora a esperar por el trabajo de la policía y después ver como se sigue, porque seguir voy a seguir con esta actividad…habrá que extremar las medidas de seguridad. Lo que más me preocupa es como se sigue en Intendente Alvear, hoy me tocó a mí pero puede pasarle al carpintero de la esquina, a la despensa del barrio, al del lubricento, al del taller, no sabés, porque estos tipos entraron muy sacados a un lugar donde pensaron que había plata y se metieron…le puede pasar a cualquiera. Esto que me pasó sirve, creo, para un llamado de atención a toda la comunidad, me parece que los trabajadores independientes, los autónomos, deberíamos pedir y reclamarle un poco más de seguridad a quienes deben trabajar por y para los vecinos. Me parece que de manera mancomunada podemos solucionar el tema de seguridad que Alvear lo está pidiendo. Uno sale a la calle y no conocés a todo el mundo. Por eso, me parece que cada comerciante debe comenzar a tomar mayores medidas para protegerse”, dijo Luciano Coria.
“De todas maneras no descarto que lo de ayer haya sido por mi actividad comercial, también pienso y lo analizo por ese lado, pero nunca está de más que el resto lo piense también para su propia seguridad. Tengo en claro que en mi negocio siempre hay un flujo de dinero permanente, las operaciones se dan en forma diaria y con efectivo al instante, estamos más expuestos a estos intentos de robo, pero insisto, también pueden entrar en una tienda, en una farmacia. No hay muchos casos de estas características en Alvear, pero uno no sabe si no se puede repetir, por eso hablo de extremar medidas de seguridad, siempre decimos que Alvear ya es una ciudad y que hay gente que no conocemos, que lo miren por ese lado, no por lo que me dedico. Esto que me pasó ayer no lo olvidaré jamás y me pongo a pensar y digo: tuve suerte, pude zafar y puedo contarlo”, reflexionó.
“Te replanteás un montón de cosas, hace cuatro años que hago esta actividad, intentando siempre de hacer las cosas lo mejor posible, pagando impuestos y dentro de lo que te marca la ley. Esa ley que espero caiga con todo su peso sobre estos individuos, si es que logran dar con ellos. Hasta este momento (16 horas de este martes) no tengo novedades”.
Respondiendo una pregunta puntual, el joven dijo: “si claro, hace tiempo me siento una persona que es más observada en la sociedad por lo que hago. Tengo una gran cartera de clientes en Intendente Alvear e Ingeniero Luiggi y en cualquier lugar me encuentro con algunos de ellos y si, claro, que me observan y observan con quién me junto, y ahora será mucho más, no tengo dudas. Y ya que menciono a los clientes han sido constantes los mensajes y los llamados que nos han mandado para solidarizarse con nosotros. Estará mal vista en algún punto la actividad de prestar plata, pero me quedo con esa reacción que tuvieron muchos, pero muchos, dando el apoyo y queriendo saber como me encuentro. Reitero, estoy totalmente legalizado y adaptado a las leyes. Trato que el negocio con un cliente nos sirva a los dos, nunca apuré a nadie, siempre he llegado a buen arreglo, jamás llegar al punto de ejecutar a alguien. El cliente se da cuenta de eso y entre ayer y hoy me han demostrado que hay algo más en el medio de ésta actividad comercial”, concluyó.