“Toqué fondo, pero feliz”

0
472

Dos cortaban papas en pequeños trozos, otro hacía lo propio con la verdura y una mujer se dedicaba a preparar las carcasas de pollo, esos huesos con poca carne, sobre la mesa de una humilde casa de barrio, ubicada en calle Fray Luis Beltrán al 567, muy cerca de plaza Güemes. Con ese panorama nos encontramos en el comedor barrial ‘Niño Corazón’. Este sábado por la mañana había mayor trabajo, la ración para familias de escasos recursos era el doble, tiene que alcanzar para el domingo.
La vecina ‘Caty’ Miranda fundó ese lugar hace dos años, en tiempos de crisis económica, que hoy se ha incrementado por la situación de una pandemia que nos tiene preocupados y a muchos, hay de decirlo, muy ocupados cumpliendo con el trabajo, con el deber de su profesión de una manera destacable. Otros tendiendo la mano solidaria.
A cada integrante de la sociedad, su conciencia le dirá hasta donde ha llegado, si estuvo o no a la altura de la circunstancia. Pensar en el otro, es el gran lema a cuestas, hoy y siempre, para lograr enderezar en algo esa balanza de la cuestión social.
“Nos ha ayudado y nos ayuda mucha gente, no es necesario dar nombres, no quieren además. Pero el vecino que más ayuda es el de clase social baja o media, apenas pongo en el ‘face’ que es lo que necesito enseguida está. Estamos dando comida a cerca de 60 familias, al mediodía. Hoy hay doble plato para que les alcance hasta mañana domingo. Vienen de todos los barrios a buscar. Además, uno de la familia le lleva a personas mayores que no pueden venir hasta el comedor”, dijo.
Cuando el cronista de este medio llegaba a ese lugar pudo observar a un joven, de oficio pintor, que salía de la vivienda, había dejado su parte y se notaba su satisfacción.
“Son muchos los que ayudan, casi todos como él, de esa condición. Dan lo que pueden y hasta me parece que algunos mucho más”, destacó la mujer, agregando que “así y todo a veces no alcanza. En el mes de marzo todo mi sueldo lo destiné para esto. Toqué fondo, pero feliz”, afirmó la mujer, empleada municipal.
Hay un sinfín de personas que necesitan ayuda, el Estado en todos sus niveles viene brindando respuestas, con errores en el medio, también hay que decirlo, pero está presente.
“Esta semana hubo varias mamás que me dijeron que no necesitaban de nuestra ayuda, porque habían recibido dinero en sus tarjetas sociales. Que me avisaban cuando iban a querer nuestra comida. No todos se aprovechan y piden por pedir. Cuando no necesitan dejan para otra familia”, destacó Katy, tratando de echar por tierra injustas calificaciones hacia muchas personas, que no hacen mas que aumentar la exclusión y la violencia.
“Aumentan los pedidos, sobre todo de padres que no han podido salir a trabajar, porque hacen changas o porque no hay trabajo. Hace dos años que hacemos esto y vamos a seguir. Ya saben, quién tenga el ánimo de ayudar puede hacerlo…”, fue lo último que dijo con su voz entrecortada.