«Tuvo un accidente»

0
1160

DSC_0088La vecina Rosa Corbalán tomó contacto con El Norte en movimiento porque según dijo, «tenía mucha necesidad de hablar, de contar como y porqué se murió Enrique. Hay muchas versiones sobre lo que le pasó y son todas mentiras, calumnias. Mi hijo tuvo un accidente con la moto», indicó.»Vivió a su manera, vivió a pleno en su mundo, eligió hacerlo así. Yo sabía lo que hacía, lo que le pasaba», añadió. «Se fue en paz, pero el dolor que tengo es insoportable, pido un poco de respeto por él», subrayó la mujer.

El pasado domingo por la mañana fue el momento que eligió Rosa Corbalán para establecer contacto con El Norte en movimiento, para relatar su versión con relación a la muerte de su hijo, Enrique «Kike» Corbalán, ocurrido el 23 de enero pasado en la ciudad de General Pico, tras 21 días de estar internado en el Hospital Gobernador Centeno. Iba a cumplir 41 años el 26 de febrero.
«El día 2 enero mi hijo tuvo un accidente alrededor de las siete de la tarde, me avisa un muchacho de Banderaló, Rodolfo Manquez, el patrón de Enrique, me informa del accidente en Bernardo Larroudé y me pide que vaya al hospital de acá, de Alvear», fue lo primero que dijo.
«Cuando llego estaba en la sala, luego lo cargaron en la ambulancia y lo trasladaron directamente al hospital de General Pico».
«La verdad que no sabía que había sido grave el accidente Enrique tuvo muchos, con el auto, con la moto, pero este sí había sido muy fuerte», agregó.
«Hablé con el médico que estaba de guardia, el doctor Pellegrino y me dice que Enrique ya estaba todo hinchado, principalmente en la cara y no me dio más detalles».
«En General Pico cerca de la medianoche lo metieron en terapia y ahí me informa un médico que estaba bastante golpeado, que tenía costillas rotas y un fuerte dolor en el pecho», expresó Rosa.
«Hay muchas versiones sobre lo que le pasó a Enrique y son todas mentiras, calumnias. Mi hijo tuvo un accidente con la moto. Una persona del pueblo anduvo averiguando en Larroudé y le dijeron que eran todas mentiras que había peleado y le habían pegado», subrayó.
«Ese día, antes de irse le pedí que no volviera al día siguiente o los dos días como la hacía. Parece que tenía un presentimiento. Lo cierto es que se fue y no vino mas».
«Ese domingo estuve con él, estaba con calmantes pero lúcido y no quise contarle que estaba todo roto. No le dije nada, no le reproché nada», indicó la mujer.
«Primero le hicieron drenaje del lado derecho para descomprimir todo el aire que tenía, después del lado izquierdo y con el correr de los días su estado fue empeorando. Estando en terapia estuvo consciente hasta el lunes al mediodía, por la tarde ya tuvieron que hacerlo dormir, le hicieron traqueotomía y no se despertó más, nunca más, porque entró en coma. No sintió nada».
«No tenía golpes en la cabeza. Se cayó en una calle de tierra que pasa cerca del balneario, de la pileta de las aguas termales. Era un día de calor y mucha gente tiene que haberlo visto. En esa calle hay muchas huellas profundas porque pasan los camiones, hay toscas, piedras. Se cayó con la moto y se golpeó, no hay otra verdad. Se quebró las costillas y una le perforó el pulmón, eso fue la principal causa de su muerte», afirmó.
«Cuando fui a buscar la moto a Larroudé el oficial Arias, que me atendió muy bien, me dijo que nadie lo chocó como se anduvo diciendo, que nadie le pegó como se anduvo diciendo, incluso una chica me contó que andaba la versión de que le habían pateado la cabeza. Todas mentiras. ¿cómo pueden decir semejante barbaridad?, ¿cómo la gente puede hablar cualquier cosa sobre la muerte de una persona?».
«Falleció el 23 de enero. Me da rabia que se haya muerto y que la gente hable tantas estupideces».
«Trato de ser fuerte, de no llorar, de ir a trabajar, pero a veces no puedo. Se ha muerto mi hijo y no hay respeto por todo lo que dicen».
«Cada uno tiene un destino, eso es cierto, Enrique se fue a morir de la manera mas tonta, ese era su destino marcado», sostuvo.
«Tenía muchos amigos. Se que vivió a su manera, vivió a pleno en su mundo, eligió hacerlo así. Yo sabía lo que hacía, lo que le pasaba, cuando salía no podía dormir hasta que no volviera».
«Tengo ese consuelo que Dios vino a rescatarlo para que no sufra más. Andaba mal este último tiempo, lo veía triste y conozco los motivos de su tristeza. Vivía conmigo, siempre estuvo conmigo y yo con él a cada instante», dijo entre sollozos.
«Dejé pasar unos días después de su muerte para llegar hasta este medio. Tenía muchas necesidad de hablar, de contar como se me fue Enrique. Se fue en paz, pero el dolor que tengo es insoportable, pido un poco de respeto por él», dijo para finalizar.