Negrín: el rugbier pampeano víctima de la represión

0
48

(Por Norberto G. Asquini).- En el 2014, Carola Ochoa, una investigadora y militante por los DDHH oriunda de San Juan, comenzó con la tarea de recopilar los nombres de los jugadores de rugby secuestrados y desaparecidos durante la represión ilegal. El listado llegó a 154 casos de jugadores que fueron asesinados o desaparecidos durante la década de 1970, la enorme mayoría durante la dictadura militar. Uno de ellos es pampeano: Manuel Negrín, nacido en Jacinto Arauz y muerto en Tucumán en 1975.
El rugby, indica Ochoa que viajó a distintas provincias y visitó gran cantidad de clubes y familias para conformar la lista, es la disciplina deportiva que tuvo más víctimas durante el Terrorismo de Estado. Todos los años, se realiza en noviembre el torneo nacional que homenajea a los rugbiers desaparecidos y que va por su cuarta edición.

Vida de rugbier
Manuel Negrín nació en Jacinto Arauz el 13 de junio de 1935. Su familia estaba compuesta por su padre, Manuel Negrín, (intendente de Jacinto Arauz hasta 1955); su madre, Celia Magdalena Rostán; y cinco hermanos. A mediados de la década del 40 la familia se radicó en Bahía Blanca para facilitar la continuación de los estudios de sus hijos. Allí Manuel hizo desde cuarto grado de la primaria en la Escuela Nº 7.
“Desde chico le gustaron los deportes de contacto. Por eso se acercó hasta la Avenida Alem donde estaba situado el Club Napostá, muy cerca de su hogar. Allí iban también sus hermanas y pasaban
gran parte de sus días. Manuel se destacó como un gran basquetbolista, hasta convertirse en uno de los más representativos de las inferiores”, indica la periodista.
A los 13 años buscó una disciplina que le exigiera más y comenzó a entrenarse con la Quinta de Indo 9 Rugby Club, que se extinguió 20 años después. “El rugby le traería las mayores alegrías deportivas ya que llegó a la Primera en poco tiempo. Le gustaban los terceros tiempos con los que llegó a formar amistades muy necesarias para formar su personalidad solidaria. Jugó de segunda línea aunque todavía no llegaba a alcanzar la estatura necesaria para tal posición, que llegaría a alcanzar años después, cuando ya había dejado atrás su pasión por la ovalada por otra más riesgosa, el compromiso con su tiempo que lo llevó a modelarse como un gran militante revolucionario”, precisa.

El periodista bahiense Ricardo Sbrana completa: “Llegó al rugby por esa vertiente de la Escuela de Comercio, de donde surgió el cuarto equipo del rugby local: Indo 9 Rugby Club. Manolo también integró el seleccionado de la Unión de Rugby del Sur que disputó el primer partido en el campeonato Argentino de 1958 con la Unión de Rugby de Mar del Plata. Y fue dirigente joven en la Unión de Rugby del Sur (vocal) a fines de la década del 50, cuando la mayoría de la comisión la integraban los propios jugadores”. Manuel cursó el secundario en la Escuela de Comercio y luego comenzó a trabajar en distintas actividades laborales, recordó su hermana Celia en el trabajo de Ochoa.
Un compañero de Indo 9 declaró: “Nunca podré entender su solidaridad sin límites poniendo en riesgo su vida pudiendo haber disfrutado de una vida plena de clase alta. Un hombre como él siempre será inolvidable”.

Vida de militancia
Luego Manuel se trasladó a La Plata, donde comenzó su militancia en varias agrupaciones de la izquierda revolucionaria. Finalmente optó por el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT), y del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), con el nombre de “Roberto”, a comienzos de los setenta. Enviado a Tucumán para iniciar los trabajos preparatorios de la guerrilla rural, fue detenido el 15 de julio de 1971 cuando actuaba como correo de la organización. Alojado en el Penal de Villa Urquiza logró fugar con numerosos compañeros el 6 de septiembre del mismo año.
Inmediatamente retomó sus tareas de monte y fue detenido nuevamente en los cerros tucumanos a mediados de 1972 y liberado por la amnistía del presidente Héctor Cámpora el 25 de mayo de 1973 de la cárcel de Devoto. Luego en Tucumán encabezó un grupo de ocho compañeros que preparó el nacimiento de la Compañía de Monte; “Ramón Rosa Jiménez”.
A principios de agosto de 1975, se puso en marcha el “Operativo Independencia” por parte del Ejército para atacar al foco del ERP. En octubre se produjo el llamado “combate de Acheral” cerca del Arroyo San Gabriel, a unos 3 kilómetros de la pequeña localidad tucumana de ese nombre.
Hubo escaramuzas durante varios días y hasta el Ejército atacó con helicópteros lanzacohetes. Esa acción recibió cobertura de los medios en todo el país debido a la presencia de dos periodistas de la revista Gente en el momento. El viernes 9 de octubre Negrín y Asdrúbal Santucho bajaron hacia un pueblo pequeño llamado Los Sosa, cercano a Santa Lucía, Departamento de Monteros. Iban
hasta el lugar para hablar con un campesino. Allí fueron emboscados y muertos por el Ejército que los estaba aguardando.