«Nuestra voz se va a oír»

0
129

Julián Soriano, 42 años, ingeniero agrónomo y su esposa Melina Severino, 34 años, madre de tres hijos (15, 8 y 4 años), con domicilio en calle Madre Tránsito Cabanillas, al suroeste de la localidad, a 200 metros de ruta provincial 1, relataron a El Norte en movimiento, la preocupación que los embarga por la inminente instalación de un depósito de almacenamiento de agrotóxicos y otros productos para el agro, para la venta al por mayor. Con el respaldo de vecinos de la zona donde viven comenzaron a movilizarse para impedir la radicación, que fue autorizada por el Concejo Deliberante, mediante una excepción ya que hay una ordenanza que lo prohíbe. El lunes iniciarán acciones legales en la ciudad de Santa Rosa.

PREOCUPADOS
«Muy preocupados, compramos este terreno en el año 2014, totalmente arbolado. Quién nos vendió nos dijo que solo iba a vender para construir casas, que después no cumplió. Decidimos hacer la casa acá y ahora nos encontramos que en un abrir y cerrar de ojos nos están construyendo a 50 metros de nuestra propiedad un depósito para almacenar y vender agroquímicos. Hace menos de un mes el Concejo Deliberante, mediante una excepción, autorizó su radicación siendo que hay una ordenanza que lo prohíbe. También hay disposiciones provinciales que también prohíben este tipo de depósitos en zona urbana. Nos preocupa las consecuencias que esto puedo acarrear, tenemos hijos menores y sabemos que los agroquímicos no son inocuos», sostuvo.
«Lo dice él (por su esposo) que es ingeniero agrónomo, con propiedad no porque leyó por ahí», acotó Melina, para agregar que «también los vecinos están alertados y preocupados».

EXCEPCIÓN
En la sesión ordinaria del pasado 4 de julio, el Concejo Deliberante de nuestra localidad autorizó la radicación de Agroinsumos Picumalal S.R.L., a la vera de ruta provincial 1, a la altura del kilómetro 22, empresa que se dedicará a la venta al por mayor de insumos, abonos, fertilizantes, plaguicidas, semillas y granos para forrajes, entre otras actividades relacionadas al sector agropecuario.
Los concejales tuvieron en cuenta que en Intendente Alvear se encuentran, cerca del lugar mencionado, empresas instaladas para la comercialización de similares rubros.
A la vez consideraron la nota presentada por el ingeniero agrónomo Gerardo Gherghi, socio gerente de la firma Picumalal, solicitando excepción para la instalación de las oficinas comerciales, depósito de agroquímicos y depósito de semilla.
En el proyecto de ordenanza se expresaba que la mencionada habilitación debía ser posterior a la aprobación del pedido de radicación y que la ubicación del referido inmueble encuadra en la prohibición que establece la ordenanza 010/08, pero la excepción resulta viable a los fines de la generación de comercios propios del ramo agropecuario en esa zona de ruta provincial 1, cercana al acceso de la localidad. 
Además, la empresa Picumalal SRL necesitaba este permiso de radicación para avanzar con los trámites habilitantes que expide la Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizante (CASAFE).

RESPALDO
«Este depósito se va a instalar a pocos metros del ecoparque, una reserva para animales autóctonos, considerado lugar turístico donde se fomenta todo lo relacionado a la ecología», dijo Melina.
«Nosotros hacemos la denuncia por este medio, pero con el respaldo de todos los vecinos que rechazan esta medida tomada de manera negligente por los concejales, sin consultar sin hacer relevamiento, ni estudio impacto ambiental», agregó.

«SIN REPUESTAS«
La mujer prosiguió. «Estuvimos hablando con Dora Sereno (encargada del área de Bromatología municipal), con Víctor Martín (agente fitosanitario), las repuestas han sido 
escasas, diría nulas, con falta de argumentos y total falta de interés», afirmó Melina.
«Como dijo Julián estamos muy preocupados por ésta instalación, por el daño que puede ocasionar y abre una puerta para que cualquiera modifique una ordenanza a su antojo y habilitar otras cosas en otros lugares del pueblo. Tanto se está luchando para sacar las fumigadores del radio urbano, que los bidones no anden por cualquier lugar y ahora nos van a poner un depósito de agroquímicos, y grande, no es que va a haber dos bidones de glifosato. Quien va a instalarse ahí ha comprado una gran terreno de 150 por 50 metros, es decir que si le va bien, como le está yendo, seguirá haciendo galpones. Porque con la aprobación del Concejo y del Ejecutivo esto sale, se instalará», explicó.
«Nosotros estamos en la misma manzana, terreno de 50 metros de por medio», añadió Julián.

«Además hay dos tanques elevados de gasoil, detrás del futuro depósito de agroquímicos, es una combinación bastante explosiva que nos da mucho miedo, ni siquiera nos han informado si tienen todas la habilitaciones para ello, porque no nos supieron decir absolutamente nada. Vamos a ir varios al Concejo la semana que viene porque queremos 
respuestas, queremos saber en base a qué tomaron esa decisión. También hablaremos con el señor intendente», indicó.
«A CONTRAMANO«
Julian: «Es una decisión que no tiene sentido común, en nuestro país y en el mundo están tratando de sacar de los pueblos los depósitos de agroquímicos, sacar de circulación las máquinas de fumigación, con cierta lógica, y resulta que tenemos una ordenanza que lo prohíbe y van a contramano de esa reglamentación».
Melina: «Estamos en el radio urbano, la verdad que no se explica», reiteró la mujer. «No sabemos quién va a manipular esos bidones de agrotóxicos, si habrá protección por un 
derrame, accidentes, incendios, nada de nada».

«EL RIESGO SE POTENCIA»
Julián: «El riesgo se potencia porque la Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (CASAFE) prohíbe la instalación de depósitos de agroquímicos a 50 metros de estaciones 
de servicio. Acá a 10 metros habrá tanques con gasoil, y aéreos, ni siquiera subterráneos.El lunes ya nos vamos a Santa Rosa para poner todo esto en manos de un abogado»
Melina: «Todavía no está autorizada su instalación, pero es muy poco lo que falta para ello, pero nosotros vamos a luchar, vamos a salir por todos los medios, mandamos cartas a al subsecretario de Salud, a Epidemiología, Medio Ambiente, Ecología. Nuestra voz se va a hacer oír, no tengan dudas».

«PRIMA LA CONDICIÓN ECONÓMICA»
Melina: «Elegimos este lugar para vivir tranquilos, rodeados de plantas, y ahora nos quieren poner esto. No elegimos el medio del campo para hacer nuestra casa. Mi hermana 
vive a la par y compró el terreno en el año 2008. Ahora tiene un bebé de apenas un mes de vida».
Melina: «Lo que me llama la atención que el señor que compró estos terrenos para los depósitos hace bastante tiempo que viene construyendo, como sabiendo que se aseguraba el negocio, negocio de venta de agroquímicos que deja mucho dinero. Se sentía y se siente seguro sin considerar nada de nada de los riesgos para las personas que vivimos cerca. No solo tenemos el apoyo de nuestros vecinos. A medida que fuimos contando esto mucha gente se ha solidarizado, muchos vecinos tienen un enfermo de cáncer en la familia, sienten picazón en la piel, se han intoxicado. Pero claro, parece que prima la condición económica», subrayó.

«QUE RESPETEN LA VIDA»
«Apelamos a que nuestros gobernantes tengan conciencia por lo que van a hacer, que respeten los códigos urbanos, que respeten las leyes y por sobre todo que respeten la vida de sus vecinos. Que nos expliquen que van a hacer si mis hijos empiezan con alguna enfermedad por todo esto. Confiamos en la nueva gestión municipal, pero esto debe arreglarse antes, ahora, pronto. No puede ser…», finalizó Melina.