Norma Durango: “El contexto obliga a tomar muy en serio este día”

0
209

La primera vicegobernadora de La Pampa, ferviente militante feminista, asegura que siente mucho temor de que se pierdan los derechos que tanto le costaron conseguir a las mujeres «por culpa de un Gobierno nacional que es tan insensible y poco humanitario». Por eso destaca la importancia que adquiere este Día Internacional de la Mujer.

Su voz tiene una singular importancia en el campo de la defensa de los derechos de la mujer por numerosos motivos. Por eso preocupa que Norma Durango sentencie, sin medias tintas, que siente temor por la situación planteada actualmente. Concretamente, su miedo es que las mujeres pierdan derechos fundamentales a los que accedieron tras años y años de lucha, una lucha de la que ella fue parte.
Como primera vicegobernadora de La Pampa, lo fue en dos períodos, no vacila en contar con orgullo todo lo que hizo en pos de visibilizar y poner en valor las problemáticas de las mujeres. “Asumí como vicegobernadora de Carlos Verna en 2003 y me propuse luchar para que quede expuesta la violencia machista reinante y aportar soluciones urgentes para las mujeres que la sufrían”, afirma en diálogo con la Agencia Provincial de Noticias.
“Participé de las campañas ‘Ni una menos’ e integré el Foro por el aborto. Mi preocupación era hacerle entender a la sociedad que las mujeres somos sujetos de derechos, porque esa es la base de todo”, resume la profesora de Letras que también inscribió su apellido como pionera en otro campo: fue la primera secretaria general del Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Humanas.

Trabajo “a pulmón”
Durango resalta su militancia para que se logre reconocer a la mujer como sujeto de derechos. Fue una campaña hecha a pulmón. Saliendo a diario para recorrer pueblo pñor pueblo con el mensaje reparador, tan necesario para fortalecer la situación de miles y miles de mujeres en La Pampa y en el país. “También hicimos la Ruta de la Trata, para desterrar la explotación sexual de las mujeres” recuerda.
Acaso el principal mensaje de la lucha emprendida por Norma quede resumido en una frase que nos dice con una convicción arrasadora: “Las mujeres somos protagonistas de nuestras propias vidas. Tenemos que reconocer nuestras ambiciones y exponerlas sin tapujos”, señala.
Escuchándola hablar con tanta firmeza, con la convicción de su militancia brotándole en cada frase, genera preocupación que su fortaleza se agriete cuando habla del presente y se anima a decir que siente “temor” por la situación actual.

Fecha especial
“Este 8 de marzo debe ser especial. Es una fecha muy importante, no un simple aniversario. El contexto nos obliga a tomar muy en serio este día de la Mujer, porque estamos enfrentando a un gobierno nacional tan insensible y tan poco humanitario que es imposible no sentir miedo de perder los derechos que tanto nos costaron conseguir a las mujeres”, afirma Durango.
En 2011 tuvo el privilegio de ocupar nuevamente la vicegobernación provincial, acompañando a Oscar Jorge. “Mis objetivos centrales fueron los mismos, porque tengo un sello distintivo: la militancia feminista”. Aclara que La Pampa es una provincia modelo en ese campo, porque fue pionera en la legislación feminista.
“Fuimos la primera Provincia en aprobar una ley de procreación responsable y también adoptamos la medida de poner las viviendas sociales a nombre de la mujer, algo muy importante para evitar que en caso de una separación se pierda lo más sagrado: el hogar.
«Estas políticas de género, que son un orgullo pampeano, hicieron que recibiera consultas de todas partes del mundo, ávidos en conocer nuestro enfoque y para saber cómo logramos esa implementación que se ha podido mantener el tiempo», resalta.
En el camino a la aprobación de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) tuvo un protagonismo decisivo, como senadora nacional (período 2015-2021). “Cristina Kirchner me honró con la presidencia de la banca de la mujer. Íbamos despacho por despacho a hacer reflexionar a los legisladores y legisladoras. Nos fue muy bien, terminamos sacando los votos necesarios y más de los que pensábamos en un primer momento”, recuerda con satisfacción.
Norma se preocupa en aclarar que ella no está a favor del aborto: “Lo que defiendo es el derecho a la libre elección que tiene la mujer para disponer de su cuerpo, que es algo muy distinto. A quienes desean tener sus hijos hay que darles todo el apoyo y los recursos para que puedan transitar el proceso de embarazo con las garantías y cuidados suficientes”.
Haciendo un balance de su carrera política, y en especial de su lucha por los derechos de la mujer, la ex vicegobernadora considera que “avanzamos mucho, aunque no conseguimos todo lo que nos propusimos” y eso la deja satisfecha. Aunque la obliga a seguir luchando por garantizar que no se pierda lo conseguido y para sumar lo que aún resta lograr.

Gestión
«El gobernador Sergio Ziliiotto está haciendo una gobernación excelente en un momento muy difícil de la historia argentina. Se ocupó de elevar la categoría de la Dirección de la Mujer al rango de Secretaría.Y también incentivó a los intendentes a que se preocupen por la violencia de género en cada uno de los distritos. Es evidente que él también está preocupado por la situación, que se ve agravada por la crisis, que deriva en violencia económica», asegura la ex funcionaria y legisladora nacional nativa de Doblas.
Aunque se confiesa “jubilada de la política” y asegura estar disfrutando mucho de sus hijos y de sus nietos, su compromiso como militante feminista es tan fuerte que quien habla con ella percibe que ese retiro es sólo una declaración liviana, que esconde la realidad subyacente: Norma sigue siendo la misma luchadora de toda la vida. Por sus venas corre sangre peronista (“y marinista de pura cepa”, como se define) que le impide arriar las banderas que levantó siempre, menos aún en un momento en el que ve comprometidos los derechos de las mujeres, por los que viene peleando desde toda la vida. Que nadie lo dude: siempre podrán contar con ella.