Ficción o realidad de la pandemia

0
415

Por Antonio Richter (Plottier-provincia de Neuquén). Exclusivo para El Norte en movimiento

Existe algo de ficción y mucho de realidad en la vida familiar de estos días. La certeza que la vida es otra, cada cual en sus actividades obligadas, por la funcionalidad que la sociedad nos impone y que aceptamos como parte de la vida. Suponemos de ficción porque no es normal que nos encerremos en nuestra casa para ver cómo pasa la existencia, imaginando distintas formas de relación con los otros, más allá del núcleo, a veces unipersonal y otras que no son más que padres y hermanos. Pero también es ficción considerar que todos llevamos de la misma forma el encierro, no es así, Algunos pueden solicitar lo necesario y a veces algo más para la subsistencia y recibirlo a domicilio, otros podrán acercarse a distintos lugares de provisión y muchos otros, no tendrán posibilidades de acceder a lo mínimo indispensable para sobrevivir.
Si de algo nos damos cuenta, es que descubrimos que vivíamos en una ficción, donde la cruda realidad se ha hecho visible, al aumentar las diferencias de quienes pueden soportar el aislamiento y quienes lo hacen hacinados en espacios reducidos, a veces, faltándoles lo más elemental, como es el acceso al agua. Tampoco es ficción la gente en situación de calle, sin acceso a la defensa de su salud en una casa o al amontonamiento de personas en las cárceles, verdaderos caldos de cultivo de cualquier enfermedad.

La realidad es el cansancio y el deseo de establecer algún límite al aislamiento, el que no debe ser precipitado, porque no estamos vencidos. Hay realidades preocupantes cuando se analizan las cifras del aumento de los infectados y de las muertes, en países supuestamente desarrollados, con recursos económicos suficientes, pero totalmente deficientes en su realidad solidaria, con líderes de mentalidad de darwinistas sociales, propia del capitalismo neoliberal, que en definitiva asumen que deberán morir los que sean necesarios, pobres, viejos, inmigrantes, etc., es decir todos aquellos que no pueden incorporarse a las leyes del mercado, produciendo y/o consumiendo. Este concepto de la realidad en muchos lugares del mundo, nos resulta inaceptable para las mentalidades socialmente humanistas que nos enorgullece poseer.

Nos resulta como de ficción considerar a la pandemia como una catástrofe natural, si esto fuera cierto, la humanidad misma estaría en peligro de extinción. Las llamadas catástrofes naturales (pandemias, incendios, huracanes, inundaciones) en mi consideración, tienen el mismo origen, se producen por la desatención a los reclamos de la nave tierra por un sistema económico, político y social, con una fuerza destructiva inusual a nivel mundial, desconocida hasta ahora en la historia de la humanidad. No decimos que en los siglos anteriores no se produjeran catástrofes, sí las hubo, pero sin el poder devastador a escala planetaria como las actuales.

El afán de lucro de las grandes corporaciones monopólicas sostenidas en el sistema socio – económico actual y de alcance universal, generan manifestaciones con fuerza natural desconocida hasta el presente, podemos citar brevemente: la destrucción de la vegetación, la disminución del ozono en el límite de la troposfera, el aumento de la temperatura media a escala planetaria, la licuación de los glaciares continentales y en los casquetes polares, con el consiguiente aumento del nivel del agua de los océanos, el cambio climático que ha producido huracanes y tifones de fuerza desconocida. En síntesis, la naturaleza nos brinda cinco elementos, agua, suelo, aire, vegetación y fauna. Si se afecta a uno de ellos, se lo hace con los otros cuatro.

La realidad es que nos toca vivir una nueva era y que estamos ante una severa llamada de atención, si nos distraemos nuevas catástrofes serán posibles. Decía allá por el año 1972 un estadista argentino, que debíamos formar un hombre mentalmente nuevo en un mundo físicamente nuevo. Lo hacía en un mensaje a los gobiernos y pueblos del mundo y donde se destacaba la crítica al afán de lucro desmedido de las grandes corporaciones, fundado en el consumismo sin límites alentado por esos mismos grupos de poder.

Queda en la realidad de mi familia y en la de mis amigos el soportar mis ficciones, pero todas ellas tienen un viso de realidad.