El viernes Hilario Lagos cumple 110 años

0
34

El viernes 19 de febrero se cumplen 110 años del remate de terrenos a la vera del Ferrocarril Oeste que venía avanzando desde el Este hacía el Oeste profundo en consonancia con aquel proyecto ferroviario de trasladar las producciones al puerto para su exportación; eso es otra historia, pero que sirve de introducción para marcar como la mayoría de los pueblos nacieron a la par de los hierros paralelos que transitaba el tren.
Las antiguas tecnologías de las máquinas ferroviarias requerían de recarga de agua en estudiados lugares y distancias, por aquel entonces, allá por 1910, la perforación realizada para extraer agua entre los kilómetros 540 y 541 del trazado férreo, sorprendió a los constructores por la excelente calidad del líquido extraído, lo que fue motivo para denominar a la estación como Aguas Buenas.
Ese bonito nombre, también acompañó a la población que comenzó a aglutinarse luego del remate de tierras que organizara la firma propietaria The Bratch y Cía. y posterior sistematización y loteo del radio urbano y la sección quintas, una comunidad que fue creciendo alentada por la calidad de los suelos que la rodeaban , la expectativa de producciones agrícolas y ganaderas y también por el éxodo que provocó la no cesión de tierras en el ya formado pueblo 10 kilómetros al Este, Mariano Miró.
Por muchos años, la denominación Aguas Buenas acompañó al pueblo, un cambio inconsulto, por esas historias por todos conocidas en nuestro país, con el afán de homenajear a un militar jefe de la llamada Conquista del Desierto el pueblo pasó a llamarse Coronel Hilario Lagos, hoy dos instituciones importantes ostentan aquel Aguas Buenas, como lo son el Club Deportivo y Social y el Colegio Secundario.
Para esta crónica sintética, más que nada para anunciar este 110° Aniversario no se recurrió a datos puntuales históricos, si no que los vecinos e interesados en saberlos pueden recurrir al reciente museo inaugurado ‘Perito Francisco Moreno’, donde una innumerable cantidad de objetos y material escrito reflejan la historia del más de un siglo de vida del pueblo, contando además con la información que se le puede requerir a su propietario Neldo Giorgi, hijo de fundadores y un apasionado historiador de la localidad y región, hoy integrante de una reconocida agrupación amante de estos temas.
Por eso y más allá, de llegar con un afectuoso saludo, hace extensa la invitación para visitar su local que rebalsa de historias que dieron y dan vida a esta pequeña comunidad que hoy no supera los mil habitantes, pero cuenta con la mayoría de los servicios necesarios para vivir en la actualidad. (Informe: Adolfo Sánchez)