¿Algún día se frenará la deforestación?

0
94

Queridos lectores:
Este espacio tiene como objetivo que reflexionemos acerca de nuestras acciones y decisiones que llevamos adelante sobre el ambiente.
Hoy traigo para compartir con todos ustedes una nota del diario del portal informativo El Federal, la misma se titula: Avanza la deforestación pese a la Ley de Bosques:

“…En el marco del Centro de Información Ambiental (CIAM), el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación elaboró este informe en el que analiza, por primera vez, la situación de los bosques nativos en Argentina a lo largo de 20 años (1998-2018) y el impacto de la implementación de la Ley 26331, conocida como ley de bosques, sancionada en 2007. Los datos sugieren que, hasta 2015, los instrumentos de gestión de la norma tuvieron un impacto progresivo en la baja paulatina de la tasa de deforestación, pero luego la misma volvió a crecer, por lo que es necesaria una reformulación de dichos instrumentos que fortalezca la protección de estos ecosistemas. Se estima que entre 1998 y 2018 se perdieron en total 6,5 millones de hectáreas de bosques nativos, de los cuales, 2,8 millones ocurrieron entre 2008 y 2018. Para ilustrar el desarrollo de la deforestación, valen otros datos. El porcentaje anual de pérdida respecto del total remanente (tasa) en el país disminuyó desde 0,94 % en 2007 a 0,34 % en 2015. Sin embargo, desde 2016 se incrementó hasta 0,42 en 2018 (unas 180 mil hectáreas). El 87 % de la pérdida de dichos bosques corresponde a la región del parque chaqueño, principalmente Santiago del Estero (28 %), Salta (21 %), Chaco (14 %) y Formosa (13 %). El área constituye el segundo foco de deforestación de Sudamérica después del Amazonas. Cabe recordar que la ley estableció tres áreas con criterios distintos de conservación. Se trata de las categorías: I (rojo), bosques nativos de alto valor de conservación, que no deben transformarse; II (amarillo), de mediano valor de conservación, con posibilidad de llevar a cabo aprovechamiento sostenible, turismo, recolección e investigación científica; y III (verde), de bajo valor de conservación, lo que permite su transformación parcial o total. Entre 2008 y 2018, 47,2 % de la deforestación (845.832 ha) correspondió a desmontes autorizados dentro de la categoría III (verde). El 52,8 % (946.769 ha) se produjo en las categorías I (rojo) y II (amarillo), es decir en áreas que la ley prohíbe. Además, se perdieron 983.467 ha en bosques no incorporados en los ordenamientos provinciales. La cartera nacional de Ambiente, a cargo de Juan Cabandié, comunicó que fortaleció el Sistema de Alerta Temprana de Deforestación (SAT) durante 2020, con mejoras en la precisión y periodicidad de la información generada, y que logró acuerdos con las provincias para aplicar fondos retenidos de años anteriores por $ 660 millones, los que se suman a los $ 570 millones dispuestos para este año. Con respecto a las causas de la deforestación, las principales son la expansión y la diversificación agropecuaria, en especial la agricultura y la ganadería intensivas. En menor medida, la agricultura de subsistencia, los incendios, el sobrepastoreo, el desarrollo de infraestructura y la sobreexplotación de los recursos forestales. Los bosques son fundamentales para la regulación hídrica; la conservación de la biodiversidad, del suelo y de la calidad del agua; la fijación de carbono; la diversificación y belleza del paisaje, además de la defensa de la identidad cultural. La deforestación, por su parte, ocasiona la pérdida de biodiversidad, la reducción en la capacidad de mitigar el cambio climático, genera cambios hidrológicos con mermas en la capacidad productiva de los suelos y aumento del riesgo de inundaciones; y en general la disminución en la provisión de servicios ecosistémicos a la sociedad. Además, el modelo productivo que reemplaza al bosque por pasturas o cultivos anuales está vinculado con la pérdida de empleo rural, la concentración de la tierra y la migración de la población rural hacia los centros urbanos…” (El Federal; 29/07/2020)

Y se cae el árbol al paso de la topadora…cientos y cientos de años de esfuerzo de la naturaleza y de belleza, se vienen abajo cuando estas máquinas avanzan. Miles de animales se quedaran sin su hogar. Madres desesperadas recorrerán esas zonas desbastadas buscando comida y refugio para sus hijos. Miles de ellos morirán por la falta de agua y alimento. Y como dice la canción, a muchos pajaritos se les va penando el alma de pronto ya no quieren cantar. Y si continuamos así perderemos no solamente los servicios ecosistémicos que nos brinda el bosque, perdemos el agua y esa capa fértil de suelo donde se desarrolla la vida. Tal vez cuando ya no tengamos donde producir y de donde extraer agua, entenderemos la importancia de estos recursos…La deforestación avanza en medio de una pandemia mundial y con una legislación nacional vigente. El futuro está en nuestras manos y depende de las acciones que llevemos adelante en la actualidad, qué mundo le dejaremos a nuestras generaciones futuras.
Por esto y por mucho más mis queridos lectores, los invito a reflexionar sobre este texto y sobre las próximas columnas que desarrollaré.
Hasta la próxima semana.

Autora del texto:
Ing. en Recursos Naturales y Medio Ambiente: Gerbaudo Yamila Lucrecia.
E-mail: yami-lucre@hotmail.com
Fotografía: https://agendarweb.com.ar/2019/09/16/deforestacion-la-region-del-gran-chaco-es-la-mas-afectada-de-la-argentina/