«El agua está llegando a Larroudé en colectivo y con aire acondicionado»

0
44

En la mañana del viernes 5 de abril, el ingeniero Eduardo Mangas, gerente de Inspección y Supervisión de Obras de la Administración Provincial del Agua, (APA), convocó a una reunión a los intendentes de Bernardo Larroudé (José Luis Gallotti), de Intendente Alvear (Francisco Traverso) y al presidente de la Comisión de Fomento de Sarah (Carlos Antonieta) para plantear y explicar acerca de la compleja situación en la zona con respecto al avance de las aguas producto de los excesos pluviales provenientes de la provincia de Córdoba.
Mangas puso énfasis y no ocultó el fastidio por la construcción de supuestas canalizaciones indebidas. «Lisa y llanamente el departamento Chapaleufú es la ‘palangana’ de Córdoba», dijo.
El encuentro, que se llevó a cabo en el despacho del jefe comunal larroudense, contó con la presencia de algunos productores agropecuarios de la región.
«El agua está llegando a Larroudé en colectivo y con aire acondicionado», indicó el funcionario provincial a El Norte en movimiento, graficando de esa manera el panorama hídrico del norte pampeano.
Entre los asistentes analizaron varias posibilidades para una pronta solución al problema. «Llevar todo esto al ámbito judicial llevará mucho tiempo», se escuchó.
Por lo pronto, se intentará dialogar con los propietarios de las grandes extensiones agropecuarias con el fin de consensuar algunas obras para derivar el agua hacia el cauce del río Quinto. A la vez, es probable que se pida a demás productores de la zona, con sus extensiones al norte de Larroudé y Sarah y noroeste de Intendente Alvear para que apoyen las decisiones gubernamentales, municipales y provinciales.
También se barajó la posibilidad de entablar la semana próxima un encuentro con el fiscal de Estado de La Pampa, José Alejandro Vanini.
MANGAS
Consultado por este medio, dijo que la reunión se llevó a cabo, «fundamentalmente porque la situación de Larroudé es muy delicada, diría de todo el Departamente Chapaleufú, porque le pega a Alvear y también a Sarah, por eso la presencia de los tres intendentes en la reunión de esta mañana».
«También podría tener muchos problemas el casco urbano de Larroudé, por ahora no es para alarmarse, pero hay que estar atento», sostuvo.
«El agua que está viniendo de Córdoba, excedentes pluviales, de la manera que está canalizada en el sur de esa provincia está llegando a Larroudé como ‘en colectivo y con aire acondicionado’ -graficó Mangas. «Está todo canalizado para que eso ocurra y se nos hace prácticamente imposible solucionarlo desde el punto de vista institucional. ¿Cuál es el problema?, hay un Comité de Cuenca que está formado por cuatro provincias, San Luis, Córdoba, La Pampa y Buenos Aires, ninguna quiere hacer reunión de Comité salvo nuestra provincia. Buenos Aires no va porque no quiere hacer las obras para sacar todos esos excedentes hasta el mar y si le entra más agua se ahogan porque no han hecho nada para evitarlo».
PALANGANA
«Lisa y llanamente el departamento Chapaleufú es la ‘palangana’ de Córdoba. Como para que tengan idea de lo que estamos hablando, hay una franja de 50 kilómetros de ancho por 100 kilómetros de largo de agua que llega hasta esta zona, arriba de Sarah y principalmente a Larroudé», sostuvo el ingeniero.
Durante la reunión el funcionario provincial hizo mención de canales clandestinos. «Son todos los que están hechos en Córdoba, para que sean legales deben estar aprobados por la Secretaría de Recursos Hídricos de la Nación. Los que están hechos en los campos de Córdoba, a dos kilómetros de Larroudé no están aprobados por nadie», afirmó Mangas. «No llegan al pueblo (los canales), si no tiran el agua en el centro. Desde la punta de la avenida hacia el norte hasta los canales de Beloqui hay dos mil metros», añadió.
«Hicimos un terraplén para parar el agua. El que la familia Beloqui cuestiona en los diarios en donde dicen que es una aberración y no se cuántas cosas más. El Gobierno pampeano lo hizo para proteger Larroudé, ni más ni menos».
En cuanto a lo que se definió en el encuentro con intendentes y productores agropecuarios, Eduardo Mangas dijo: «El Gobierno provincial, sin necesidad de hacerlo sigue buscando solucionar este grave problema. Sabemos que somos ‘la palangana’, vamos a tratar de salvarnos dentro de esa ‘palangana’. Que hagan obras en Córdoba para derivar el agua directamente al río Quinto, el único lugar por donde se puede verter hacia Buenos Aires. Debido a una denuncia de 17 chacareros del oeste bonaerense hay una manda en el Juzgado Federal de Junín que no se puede echar más agua a esa provincia salvo que pase por los dos puentes del río Quinto, desagüe del campo «La Hormiga» de Satragno, abajo de Banderaló», explicó.
«Clarito, no se puede mandar por ningún otro lado el agua a Buenos Aires, si no no tendríamos todos estos problemas sin resolver», añadió.
«La solución es que los cordobeses deberían largar el agua al río Quinto y no en nuestra provincia. Principalmente los chacareros porque no sabemos si el gobierno cordobés es partícipe o no de todo esto. Quiero entender que ningún gobernador o ministro vaya a autorizar que se tire el agua hacia un pueblo, en este caso Larroudé».
«Que cambien la temática, no va ingresar el agua a La Pampa. No la vamos a dejar entrar. No es que tenés agua en el campo y tirásela a los pampeanos. Los niveles dan para que Córdoba mande al cauce del Quinto sus excedentes pluviales, casi en un ciento por ciento», enfatizó.
«Si los problemas fueran nuestros, por excesos hídricos en La Pampa, los solucionamos en dos minutos».
Mangas, ante una pregunta de este medio no dudó en manifestar que «es necesario el aporte y el apoyo de todos los chacareros de la zona hacia el Gobierno provincial y sus intendentes, serán los beneficiaros, no importa que se llame Juan o Pedro, estamos defendiendo los patrimonios municipales y provinciales», sostuvo.
«Hay en este momento 237 kilómetros de red terciaria comprometidos. Se inundaron, se arreglaron, algunos todavía quedan por hacer. Nos hemos gastado una fortuna en los caminos. Los intendentes saben lo que cuesta repararlos y ¿ahora vamos a dejar que se vuelvan a romper?», dijo Mangas.
El ingeniero agregó que iban a bombear agua, tarea que comenzaría esta tarde. «De un lado al otro para vencer el nivel que viene de Córdoba para que llegue al Quinto», informó.
OTRO CAPITULO
«El lunes se viene otro capítulo -dijo-. «Tenemos que lograr por las buenas, de manera coordinada con los propietarios de las estancias del sur de Córdoba para que modifiquen sus canalizaciones o habrá que empezar a hacerlo de forma legal», concluyó.
TAPÓN
Caber recordar que en febrero de este año, Mangas denunció públicamente sobre la presencia de un taponamiento en el canal ubicado en el límite entre Córdoba y La Pampa, unos 2.000 metros antes de llegar al Meridiano V, a unos 500 metros de Banderaló. Justo en un camino que divide La Pampa de Córdoba.
El funcionario indicaba que «de manera intencional interrumpieron el canal de escurrimiento lo que provocó un significativo ascenso de una laguna al norte de Bernardo Larroudé, lo que constituye una amenaza para esa población. Alguien lo hizo en forma intencional desde Buenos Aires, en forma pública o privada», señaló.
Ante la imposibilidad de acceso de maquinaria pesada por falta de piso, la limpieza del canal fue realizada por un grupo de operarios a pala y carretilla, a partir de lo cual, la situación comenzó a normalizarse.
«De forma permanente se monitorea la zona, por eso lo vimos y ya hemos destapado 17 tubos de alcantarillas. Esto tiene que ver con la forma de razonar que tienen en Buenos Aires. Ellos creen que el agua que entra a La Pampa desde otra provincia se la tiene que quedar La Pampa, cuando no es así. Estamos hablando de un escurrimiento por pendiente, casi natural», sostenía Mangas en esa oportunidad.
CARTA DOCUMENTO
Dos semanas atrás se supo que productores rurales que tienen sus campos en el sur de Córdoba, a la altura de Bernardo Larroudé, advirtieron que se vienen demandas penales contra el Estado pampeano por la obra llamada Canal Norte, de 63 kilómetros de largo, porque los está inundando. Denunciaron que está «mal diseñado y ejecutado porque el agua captada no puede, por gravedad, llegar al río Quinto». Aseguraron que hay «10 alcantarillas tapadas» y confirmaron que se formó «un dique».
Cuestionaron la llamada obra que iba a trasladar el excedente hídrico de las lluvias hacia el río Quinto, realizada por la Administración Provincial del Agua (APA). Dijeron que ese canal fue «mal proyectado» porque, a raíz del «desnivel», el agua «no avanza hacia el este y no la pueden conectar al río Quinto, el agua regresa».
Uno de los campos que estaría afectado es la Estancia «La Elena», de unas 2 mil hectáreas. Se encuentra a solo 2 mil metros al norte de Larroudé, pero del lado de Córdoba. «Nosotros estamos muy inundados. También otros productores vecinos», dijo Eduardo Beloqui, uno de los dueños.
El principal apuntado era el ingeniero Eduardo Mangas. «Se niega a destapar las alcantarillas para que el agua escurra naturalmente», agregaba Verónica Beloqui, hermana de Eduardo Beloqui. “Ahora hay un dique del lado de Córdoba, generado por Mangas. El mismo que se quejaba de las alcantarillas tapadas en el Meridiano V, por Buenos Aires, y que dejaba el agua en La Pampa. Ahora él hace lo mismo pero a Córdoba”.
Por lo tanto, los hermanos enviaron una carta documento a la APA. Y advirtieron que, en caso de no tener solución, accionarán penalmente en la Justicia Federal.