El descanso no tan descanso de Ziliotto y los candidatos 2021

0
202

(Por Norberto G. Asquini)
La política pampeana pareció tomarse un descanso del gobernador Sergio Ziliotto, obligado al aislamiento obligatorio de 14 días, y empezó a mostrar otras caras y temas, mientras la gente vive la burbuja de los no contagios.
No es que Ziliotto no esté presente, ni que no gestione. Pero encerrado en la residencia gubernamental luego de su viaje a Ciudad de Buenos Aires en el marco de la reunión de mandatarios por la obra de Portezuelo del Viento, quedó en un segundo plano. Ese descanso público de conferencias y anuncios diarios tal vez le sirva a su imagen, central y monopolizadora de la información oficial en la cuarentena, en momentos de fatiga informativa por parte de la gente. También es cierto que sin su figura, algunos dirigentes quedaron suspendidos en el tiempo
hasta tanto haya una línea directriz.

Los que comenzaron a aparecer
En ese escenario, los medios dieron lugar a otras voces. Se empezaron a ver más las caras de la legislatura ante el vacío que dejó el retraimiento de las noticias sobre la pandemia, aunque estas continúen. Desde el oficialismo llegaron algunas iniciativas que se venían guardando, reuniones de comisión y proyectos de declaración que para el público no tienen mucho interés ni les va a cambiar la vida.
En la oposición se observó una avanzada de los radicales en intentar marcarle la cancha al gobierno en la agenda de temas provinciales, y en el macrismo machacando con los relacionados a la política nacional, como las denuncias de roturas de silobolsas. Es bien marcada la estrategia de ambos en los temas a tratar. Igualmente, esa desarticulación entre radicales y macristas termina por atentar contra la eficacia del discurso opositora al fragmentar los esfuerzos.
Y capítulo aparte fue la pelea del ex bloque de Comunidad Organizada con la salida de uno de sus dos integrantes y el pataleo tiernista para que renuncie al cargo. Una pelea perdida de antemano.

Los nombres que empiezan a rodar
Se empieza a hablar en Diputados, el espacio específico para la rosca, de las elecciones legislativas 2021 que serán atípicas porque se darán en el marco de la pandemia. Aunque parezcan lejanas (algunos lanzan prematuramente que la emergencia sanitaria podría obligar a anularlas) y no se sabe con qué protocolo se harán, algunos sacan cuentas de lo que pueda ocurrir.
Se eligen los tres senadores (dos para el ganador y el tercero para el segundo) y tres diputados. Estos comicios serán más distendidos porque hay varios cargos en juego y eso permite acomodar mejor las fichas internas. Vamos a la coalición de gobierno. El Frejupa tendrá que pensar cómo colocar los nombres en las listas para dejar lo más contento posible a los distintos sectores. La incógnita es saber si el ex gobernador Carlos Verna encabezará para senador, una posibilidad que algunos dan como un hecho natural y otros observan que no es lo más adecuado para el referente de la línea. Se analiza el seguro lugar que tendrá el kirchnerismo, principal aliado del vernismo, y qué espacios quedarán para el marinismo y Compromiso, que tienen ahora bancas en el Congreso y las quieren conservar. Estar en las listas mostrará el lugar que ocupa cada sector en el mapa interno del peronismo pampeano, y nadie se quiere quedar afuera. El futuro se empieza a disputar desde ahora.

La desmembrada coalición opositora entre radicales y macristas seguramente volverá a juntarse para las legislativas. Una sociedad por conveniencia y conveniente. En la UCR hay quienes piensan en la Lista 3 en solitario, después de ver cómo el presidente del partido salió a cruzar al gobierno por darle el lugar al PRO que corresponde a la segunda minoría en Pampetrol, y no al tiernismo. La resolución fue política: el PJ prefiere en un opositor racional a uno desquiciado.
Hay que separar las aguas entre los radicales para no caer en explicaciones simplistas. El presidente representa a un sector, en el que están los radicales de Altolaguirre de Santa Rosa y algunos de Pico, antialiancistas y rupturistas con el PRO. Los que prefieren ganarle al de al lado a competirle al peronismo. Después están los sectores dialoguistas, como los intendentes en las localidades en las que conviven ambas fuerzas.
La oposición tiene un senador radical y un diputado macrista que renovar. El PRO buscará mantener una banca con Martín Maquieyra, convertido en la cara de referencia del espacio. El senador Juan Carlos Marino lleva 18 años en el cargo y pretende atornillarse otros seis más.
Cuestión de no perder privilegios. Algunos radicales ya advierten que ese cargo no se puede mantener a perpetuidad y que es hora de renovarlo. Los que buscarán la competencia serán los de Francisco Torroba y Daniel Kroneberger. Los de Altolaguirre y Berhongaray, según el acuerdo electoral de 2019, no podrían competir por cargos esta vez. Pero bueno, en política todo es relativo. Hay una cuestión de manual que no falta en el análisis: el radicalismo buscará un acuerdo interno para no dividir aguas y pelearle al macrismo.

Temas que agitan la grieta
Dijimos que había descanso en la política provincial, pero no tanto. La grieta nacional se derrama en la agenda provincial. A pesar de las señales de consenso y cooperación entre el presidente
Alberto Fernández y el gobernador bonaerense Axel Kicillof con el jefe de gobierno de CABA, Horacio Rodríguez Larreta, el conflicto puede más. Los reclamos de los productores rurales por las roturas de silobolsas fue uno de los nuevos temas para agitar el conflicto después de los anticuarentena o Vicentin. Los ruralistas ven ataques de un campaña orquestada por sectores del gobierno y amenazan con armarse, desde el oficialismo hablan de los silobolsas como parte de maniobras especulativas para desestabilizar al gobierno. Las roturas, que no son una novedad, tienen dos caras como indica el periodista David Cufré. La realidad en la que hay daños producidos por conflictos con empleados despedidos, robos, juegos de chicos y sobrecargas, y las fake news que agitan los fantasmas hacia ambos lados.
El fin de semana las redes sociales se inundaron con las referencias al crimen del ex secretario de CFK y arrepentido en una causa. La oposición agitó las aguas de un crimen político, a pesar de los datos que surgían de la investigación policial.
Cualquier tema es leña que sirve para avivar la grieta. Mientras tanto, la pandemia está presente y acechante y la economía sigue profundizando su caída. Aunque las y los pampeanos vivan en una burbuja en la que se evitaron los contagios, no se deben confiar de una situación tan frágil.