Un aprendizaje significativo para el crecimiento y desarrollo productivo de nuestra provincia

0
92

La Educación Agraria promueve el agregado de valor a la materia prima, la sustentabilidad económica y ambiental de las producciones, la cultura del trabajo, la producción de alimentos sanos y seguros, el empleo autogestivo, el emprendedorismo, el asociativismo y el cooperativismo como modelos de gestión del desarrollo rural y del arraigo; y el conocimiento, uso y aplicación correcta de las tecnologías apropiadas.
El 6 de agosto fue instituido desde 1959 como el «Día de la Enseñanza Agropecuaria», en conmemoración del inicio del dictado de clases en la Escuela de Agronomía y Veterinaria de la provincia de Buenos Aires en 1883. Por ello, también se homenajea a todas las profesiones vinculadas directamente con la producción agropecuaria, como Ingenieros Agrónomos, Médicos Veterinarios, etc.
Tiene como propósito el reconocimiento de las características de distintos ambientes locales, provinciales, regionales, entre las actividades antrópicas y la naturaleza, la importancia de cuidar y preservar el ambiente, generando vínculos con la familia, la comunidad y las entidades agrarias a partir de trabajos colaborativos. Asimismo, a través de éste área se promueve la comprensión de los cambios que se han ido sucediendo en el tiempo; la identificación de la tecnología apropiada en diferentes procesos productivos, con una postura crítica sobre su uso; la idea de desarrollo sustentable.
Al mismo tiempo, propone reconocer los saberes populares y las tradiciones-culturales, promoviendo progresivamente el acercamiento al conocimiento científico.
Los técnicos de ProHuerta – INTA afirman que enseñando a nuestros niños a cultivar la tierra, estamos construyendo un mundo mejor donde vivir. Recordemos que los niños son los mejores multiplicadores con los que cuenta la sociedad, por eso, pueden compartir los conocimientos de huerta y alimentación saludable con sus familias.
La Educación Agraria, gracias a la tarea y al compromiso cotidiano de sus Docentes y Alumnos, pudo resistir a las dificultades presupuestarias y cambios erráticos de las políticas educativas neoliberales en los años ’90 y las dispuestas desde diciembre del 2015 hasta diciembre de 2019.
Luego de la sanción de la Ley Nacional de Educación Técnico – Profesional, la Educación Agraria sigue sorteando los desafíos para que se reconozca la importancia de esta formación en el desarrollo productivo del sector agroindustrial, atendiendo a la diversidad del territorio y en el camino de la Soberanía Alimentaria.

En La Pampa
En la provincia de La Pampa la Educación Agropecuaria en escuelas de nivel primario se remonta al año 1975 cuando se designó la primera docente de éste área, la señora Nelvigna Corina Ramírez en la Escuela Hogar de Carro Quemado, por ese entonces Escuela Nacional.

Nelvigna Corina Ramírez

En la actualidad “Educación Agraria” que antiguamente se llamó “Técnicas Agropecuarias” es parte de la Enseñanza General Básica en Escuelas de modalidad Hogar y de Jornada completa y aunque el área no está incluida dentro de los diseños curriculares de la Educación Pampeana, es muy importante la labor que realizan docentes y técnicos en las escuelas promoviendo la agricultura orgánica y sustentable, el autoconsumo y la alimentación saludable brindando conocimientos de horticultura, granja, cultivo de aromáticas y el conocimiento de las principales producciones agropecuarias de la provincia.
En muchos patios escolares pueden observarse invernaderos y huertas escolares que producen el alimento que luego consumirán en el comedor escolar o llevarán a sus hogares.
En las ferias de ciencias son numerosos los proyectos relacionados al área que se destacan por el entusiasmo y el empeño con el que son llevados a cabo y defendidos por los alumnos obteniendo importantes menciones y calificaciones.
Los encuentros de niños horticultores organizado por el INTA PROHUERTA desde hace 19 años, tienen como principal objetivo que los docentes, directivos y alumnos se involucren participativamente con el trabajo de la huerta y el tema de la alimentación saludable, a partir de un espacio de aprendizaje continuo.

(Encuentros de niños horticultores en Cuchillo Có, y Guatraché)

En el nivel Secundario
Ante el advenimiento de las nuevas tecnologías, el campo viene demandando mano de obra cada vez más calificada. Agricultura de precisión, drones, digitalización, apps, agtech, robotización, biocombustibles, solo para poner algunos ejemplos, son desarrollos que ya están disponibles y que se requiere de gente capacitada para poder dominarlos. Sin embargo, un problema que se viene profundizando en el sector agropecuario es la falta de mano de obra y menos aún, personal capacitado.
Ante este contexto, las escuelas agrotécnicas vienen siendo un soporte fundamental para que muchos chicos puedan insertarse en este mundo laboral cada vez más complejo.
En la Argentina, según datos Registro Federal de instituciones de Educación Técnico Profesional (RFIETP), hay 11.686 escuelas media. Y solo 521 (436 de gestión estatal y 85 privadas) son agrotécnicas, casi un 5%. En 2017, la cantidad de chicos matriculados en esta espeficidad era de 105.653 (88.917 en estatal y 16.736 privadas).
Del total de escuelas agrotécnicas, el 24% se encuentran en Buenos Aires, el 14% en Córdoba, el 5% en Santa Fe, 6% en Entre Ríos 5% en Mendoza, 6% en Corrientes y 1,3% en La Pampa.

Dato estadístico
Mas del 90% de la verdura que consumimos los pampeanos, no es producida en nuestra provincia.
En Argentina, cada habitante consume un promedio de 200 gramos por día de frutas y verduras, un valor muy inferior a lo que recomiendan los especialistas en nutrición y salud: 700 gramos diarios (300 de fruta y 400 de verduras).
(Docentes de Educación Agraria de La Pampa)