Avanza en Argentina el desmonte

0
2077

Queridos lectores:
Este espacio tiene como objetivo que reflexionemos acerca de nuestras acciones y decisiones que llevamos adelante sobre el ambiente…
En esta columna comparto junto a todos ustedes unos fragmentos de una nota del portal informativo Nodal Noticias de América Latina y el Caribe, la misma se titula: Argentina | Desmonte sin cuarentena: se perdieron 6500 hectáreas de bosques.

“…La emergencia sanitaria provocada por la pandemia mundial de Covid-19 no detuvo el daño ambiental: sólo en el último mes se desmontaron en el norte del país más de 6500 hectáreas. El dato se traduce en que la Argentina perdió 211 hectáreas de bosque por día aun en un contexto de aislamiento obligatorio. “Si la deforestación en cuarentena es un delito penal por no estar considerada como una actividad esencial, ¿qué podemos esperar después, cuando los responsables sólo tengan que pagar una multa?”, advierten los ambientalistas. Según el monitoreo que realizó la organización Greenpeace mediante la comparación de imágenes satelitales, entre el 15 de marzo y el 15 de abril se desmontaron 3222 hectáreas en Santiago del Estero, 1194 en Salta, 1132 en Formosa y 1017 en Chaco. Sólo estas cuatro provincias concentran el 80% de la deforestación del país. “En los últimos 30 años perdimos cerca de 8 millones de hectáreas y somos uno de los diez países que más destruyen sus bosques. Es irresponsable y hasta suicida que, frente a la crisis sanitaria, climática y de biodiversidad que estamos sufriendo, se siga deforestando”, se queja Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace. (…).
“Las actividades agropecuarias estaban exceptuadas de cumplir la cuarentena desde el principio –explica Giardini–, y desde hace una semana están permitidas las actividades forestales, como pueden ser los madereros, el carbón, una tala controlada. Lo que hacen las topadoras es otra cosa: convertir un bosque en un cuadrado pelado para pastura de vacas o cosecha de soja. El desmonte no es una actividad esencial y realizarlo en este contexto es un delito penal”. La publicación del informe de Greenpeace provocó reacciones dispares de los gobiernos provinciales. Santiago del Estero y Formosa aún no se expresaron públicamente. Chaco, en cambio, reconoció a través del subsecretario de Desarrollo Forestal, Luciano Olivares, áreas desmontadas durante la vigencia del aislamiento obligatorio, por lo que aplicó sanciones y prometió más inspecciones.
El caso más polémico, sin dudas, es el de Salta. Su ministro de Producción y Desarrollo Sustentable, Martín de los Ríos, se desentendió del tema al considerar que el Ejecutivo provincial no tiene el “poder de policía” necesario para evitar los desmontes en cuarentena. El funcionario, que todavía se ufana de haber sido el primer presidente de la Federación de Entidades Rurales de Salta, está acostumbrado a defender los intereses de los grandes terratenientes porque también son los suyos. No sorprende que uno de los que usufructuaron esa carta blanca haya sido el presidente de la Sociedad Rural salteña, Ignacio García del Río, dueño de una finca ubicada en el departamento San Martín, donde más de cien hectáreas fueron deforestadas después del 20 de marzo. Para Giardini, “si el Estado no manda a la policía a controlar los campos, no lo va a hacer nadie. Un juez no se va a levantar para ir a ver si en una finca están desmontando. Encima, los grupos indígenas y los activistas no podemos salir para frenar las topadoras. La deforestación en cuarentena es responsabilidad de los empresarios y también de los gobiernos”…” (Gastón Rodríguez; 30/04/2020)

Durante esta pandemia mundial muchos animales volvieron a habitar lugares donde ya no era común encontrarlos.Otros que se pensaban que estaban extinguidos totalmente aparecieron en sus habitas que era habitual encontrarlos muchos años atrás.
Las pasarelas de las Cataratas del Iguazú por nombrar un caso concreto, fueron habitadas por diferentes especies de animales. Pero la cuarentena no ayudo a frenar el derretimiento de nuestros glaciares como tampoco ayudo a que se detengan los desmontes sobre nuestros bosques nativos…Perder grandes masas boscosas significa pérdidas de suelos debido al aumento de la erosión hídrica y eólica. Perder bosques es perder servicios ecosistémicos lo cual implica que lugares que antes no se inundaban ahora se empiecen a inundar. Perder bosques es perder parte de nuestra cultura y de nuestro patrimonio como humanos.
Ojalá esta cuarentena nos ayude a reflexionar sobre el extractivismo que estamos haciendo de nuestro planeta.
Por esto y por mucho más mis queridos lectores, los invito a reflexionar sobre este texto y sobre las próximas columnas que desarrollaré….Recuerden que cuidar el ambiente es una tarea de todos y entre todos.
Hasta la próxima semana.

Autora del texto:
Ing. en Recursos Naturales y Medio Ambiente:
Gerbaudo Yamila Lucrecia.
E-mail: yami-lucre@hotmail.com
Fotografía: https://www.tiempoar.com.ar/nota/desmonte-sin-cuarentena-se-perdieron-6500-hectareas-de-bosques; 04/05/2020