Colectivo Sanitario: “Protejamos la salud: quedate en casa…”

0
302

La pandemia de Coronavirus cayó sobre las espaldas de la humanidad como una nueva desgracia que se encuadra dentro de las varias enfermedades desconocidas que aparecieron en los últimos 40 años. Esta en particular, por su capacidad de contagio y por la dinámica de su evolución rápida para conducir a desenlaces fatales, puso en tela de juicio varias administraciones de gobierno y sus sistemas de salud a nivel mundial.
En el marco de una economía de mercado que interpreta todo lo que existe como una mercadería, la enfermedad puso a los gobiernos ante una dicotomía del ejercicio de la política en la que la salud y la economía, nunca pueden ir de la mano. Por esa razón, los países que no permitieron caer el ritmo de su economía, están sufriendo actualmente los peores índices de infecciones y
de mortalidad y en contraparte, los que priorizaron la salud de la población están, en muchos casos, siendo testigos de la caída de su actividad económica casi a nivel de parálisis.
Las decisiones tomadas por el gobierno argentino ante la pandemia ubican en cierto modo a nuestro país en el segundo grupo, con medidas que si
bien tiene sus resistencias por parte de algunos sectores, goza por otra parte de un consenso más o menos general de la población. En este escenario, con la misma rapidez del avance de la enfermedad, también se viralizaron las etiquetas – o hashtags -del estilo “Quedate en casa” o “A este enemigo lo derrotamos entre todos” y otras, que se sumaron a una campaña masiva de información y difusión de prácticas de higiene y profilaxis. Todas ellas en conjunto presentan al gobierno nacional y a los de cada provincia argentina como pilotos de tormentas que, al
menos desde cierta perspectiva,  ponen como objetivo principal la protección de la salud de su población.

…aunque igual te fumigamos
Pero miremos desde otro ángulo. Si bien la economía argentina se resintió, ninguna de las industrias extractivistas que mueven una parte de la economía nacional, fueron alcanzadas por la suspensión de las actividades a raíz de la cuarentena generalizada. Esto ocurre porque el papel de la Argentina actual en la economía mundial es la de país productor de commodities. Por esta razón, el gobierno no afectó en lo más mínimo la continuidad de las actividades de la industria minera, la hidrocarburífera y la agroindustria. Por el contrario, en relación con esta última, el canciller Felipe Solá, fiel a su tradición introductora en el país del modelo transgénico con uso de agroquímicos a gran escala, rápidamente redujo la carga impositiva a las materias primas que ingresan del exterior para la fabricación de esos productos.
En las regiones donde estos se utilizan en altas dosis, como en las áreas rurales del Este de La Pampa, no basta más que salir a los alrededores de cualquier pueblo para comprobar que en plena pandemia y al amparo de una cuarentena que tiene a la población en sus casas, se continúan aplicando agroquímicos sin ningún tipo de resguardo sobre la salud humana ni del
ambiente. Las denuncias realizadas hace días atrás en Intendente Alvear o las de vecinos de Realicó, que hace pocas semanas fueron afectados directamente por la acción de una máquina pulverizadora, son una prueba de la voluntad envenenadora de quienes sostienen ese modelo productivo ya sea desde la administración de un establecimiento agrícola, de una empresa distribuidora de agro insumos o desde la gestión pública que interviene sobre la temática.

Cómo interviene el Estado
Llegamos así a cuestionarnos entonces cuál es el papel del gobierno a la hora de proteger la salud de su población. Por un lado ha puesto en marcha una serie de medidas para hacer frente a la pandemia de coronavirus que a los fines de no colapsar el sistema de salud pública, ha cosechado no solo la aprobación de gran parte de los argentinos sino también de la opinión internacional. Pero por otro, pone un manto de serias dudas sobre su interés en la salud de un pueblo que, silenciado por los medios hegemónicos de comunicación y de poder, viene
clamando hace décadas y sufriendo enfermedades, así como el dolor de muertes evitables, sin que hayan cambios en una matriz productiva cuya base filosófica no vislumbra otra alternativa que la de envenenar la tierra que habitamos.
En estos tiempos los pampeanos estamos transitando por un momento histórico en materia de legislación ambiental. Se está debatiendo actualmente un proyecto de ley de gestión de plaguicidas cuyos alcances son progresistas comparados con la legislación vigente. Sin embargo, a lo largo de los debates ya se han posicionado en la defensa de sus intereses los sectores vinculados a la agroindustria, que si por ellos fuera, pulverizarían agroquímicos hasta el borde mismo de los patios de una escuela rural. Y esto no es invento, la realidad nos ofrece un brutal testimonio de estos hechos. Lo que surja de este debate, lo que se apruebe finalmente con fuerza de ley, y las medidas que se tomen posteriormente para cumplirla,
mostrarán con toda clarividencia si el compromiso de nuestros gobernantes y legisladores está firmemente posicionado a favor de la salud de la población o si
por el contrario esta última es una moneda de cambio que sirve para el sacrificio
en aras del Dios Dinero.
(Colectivo Sanitario La Pampa – Filial Santa Rosa)