Comer sano y rico es posible

0
69

Queridos lectores:
Este espacio tiene como objetivo que reflexionemos acerca de nuestras acciones y decisiones que llevamos adelante sobre el ambiente…

Comparto con ustedes unos fragmentos de una nota del portal informativo el federal, la misma se titula: “Agroecología en la ciudad: huertas de vereda, jardines verticales y recolección de frutas”

“…Diversas experiencias de agroecología urbana que implementan huertas comunitarias en tierras ociosas, veredas, balcones y terrazas, jardines verticales, salidas grupales para la recolección de frutas y diseminación de «bombas de semillas» se dieron a conocer en el marco del encuentro (…)En su casa del barrio porteño de Chacarita, Carlos Briganti montó una huerta que aprovecha al máximo los 60 metros cuadrados de su terraza, donde practica todas las propuestas de su colectivo (…)Pablo Pistochi, por su parte, es una de las caras visibles del colectivo “Veredas vivas para la soberanía alimentaria” que construyeron un grupo de vecinos del barrio de Devoto preocupados por la “pérdida de biodiversidad” y la necesidad de “desmercantilizar los alimentos”. Convencido de que “las mejores tierras están tapadas de cemento” y de que “hasta en el espacio más pequeño se puede producir alimentos”, Pistochi decidió plantar especies trepadoras nativas en hoyos de 15 centímetros de diámetro cavados en la vereda que transformaron la fachada de su casa en un “muro verde”. “En las veredas suele haber árboles exóticos sin mucha interacción con la fauna, pero cuando se plantan especies nativas se empieza a generar otra cosa: afuera de mi casa ahora hay perfumes, sonidos de grillos o chicharras y se pueden ver mariposas o colibríes”, contó .(…)…” (El Federal; 28/09/2020)

Al leer esa nota me pregunté ¿por qué fuimos eliminando la huerta?. Nuestros abuelos producían una gran variedad de verduras y hortalizas bajo una forma de producción amigable con el ambiente y en una pequeña superficie de tierra que generalmente estaba pegada a la casa de familia.
Cada vez que se preparaba la comida los aromas de las especies y las verduras que se sacaban de la huerta luego invadían la cocina y le daban un sabor característico a la comida, el cual hoy ya es casi imposible imaginar.
Hoy nos encontramos con artículos periodísticos que dan a conocer la cantidad de agroquímicos que tiene las verduras y frutas en el mercado central de Buenos Aires.
Las diferentes formas para producir nuestro alimento en casa fueron avanzando con el tiempo…Hoy se puede desarrollar con éxitos las huertas urbanas y así producir algo de lo que consumimos, pero a pesar de ese avance preferimos comprar las verduras y frutas en un local.
¿Será que por comodidad vamos a un negocio o que el ritmo acelerado de vida que llevamos nos impiden producir alguno de nuestros alimento?. En fin, la cultura de producir en casa manera amigable con nuestro ambiente se va perdiendo con el tiempo y seguramente nunca más la podremos recuperarla.
Por esto y por mucho más mis queridos lectores, los invito a reflexionar sobre este texto y sobre las próximas columnas que desarrollaré. Cuidar el ambiente es una tarea de todos y entre todos.
Hasta la próxima semana.

Autora del texto:
Ing. en Recursos Naturales y Medio Ambiente: Gerbaudo Yamila Lucrecia.
E-mail: yami-lucre@hotmail.com
Fotografía: https://intainforma.inta.gob.ar/nueve-acciones-para-cuidar-la-huerta-urbana/