Investigan encuentros clandestinos que provocaron el brote en Catriló

0
300

El fiscal general Máximo Paulucci confirmó que esas reuniones están bajo la lupa con anterioridad a las manifestaciones del gobernador Ziliotto. Aseguró que la Brigada de Investigaciones busca identificar a los infractores de la cuarentena. Se investiga desde la semana pasada la realización de fiestas clandestinas en la zona de Catriló, que habrían generado el brote de contagios que explotó en la localidad desde hace unos días.

“No puedo dar detalles porque conspiraría contra la investigación”, se excusó el funcionario judicial, aunque confirmó que se inició un expediente varios días antes de las manifestaciones que el último martes realizó el gobernador Sergio Ziliotto. “Hay una investigación motorizada con anterioridad a la conferencia del gobernador”, aseguró.

Durante el anuncio a la fase 1 de la cuarentena en Santa Rosa, Toay y Macachín, Ziliotto dijo que “esto no se disparó por la apertura de la actividad económica ni por la falta de controles, se disparó por la irresponsabilidad social de un grupo minoritario. El virus no entró por un trabajador, fue por una fiesta clandestina”, subrayó.

El gobernador también aseguró que la Brigada de Investigaciones de la Policía está buscando datos. Se sospecha que habría habido alguna fiesta en la zona rural de Pellegrini y personas de Catriló asistieron sorteando el límite de la provincia por caminos vecinales que atraviesan el Meridiano V.

La Brigrada de Investigaciones de la Policía está tratando de determinar el origen del brote de coronavirus que inició en Catriló hace menos de una semana y cuyo nexo epidemiológico está localizado en Pellegrini. La pesquisa apunta no sólo a tratar de identificar los contactos estrechos de todas las personas sino también la posibilidad de que los involucrados hayan cometido alguno de los delitos contemplados en el Código Penal, consignó El Diario.

Si bien el nexo es el brote que se inició en Pellegrini con un transportista, se investiga cómo se trasladó hacia Catriló. De acuerdo a lo que pudo conocer medio santarroseño, la investigación policial ha puesto en la mira a al menos dos predios rurales en la zona del meridiano V, límite entre La Pampa y Buenos Aires (entre Catriló y Pellegrini) donde se han realizado encuentros sociales (asados) a los que asistieron algunos de los infectados que hoy permanecen aislados.

La Brigada tomó intervención a pedido del Poder Judicial para determinar con certeza cuáles son los predios, cuántos encuentros hubo y quienes estuvieron. Hay al menos 5 testimonios que confirman la realización de asados en los campos.

Fuentes vinculadas a la causa, explicaron que la información no solo va a servir para conocer lo más exactamente posible el origen del brote que hoy afecta a la provincia, sino también para trabajar sobre posibles contactos estrechos que hasta hoy no se hubiesen identificado.

La Brigada de Investigaciones interviene porque se sospecha la comisión de uno o más delitos, todos vinculados a la ruptura de la cuarentena y al no cumplimiento de los protocolos obligatorios dispuestos por la pandemia.

Las personas que no respetan la cuarentena pueden ser acusadas de cometer los delitos previstos en los artículos 205 y 239 del Código Penal. El artículo 205, estipula que será reprimido con prisión de seis meses a dos años de prisión “el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”. De igual manera, el artículo 239 establece una pena de 15 días a un año de prisión para quienes “resistieren a un funcionario público en el ejercicio de sus funciones”.