La campaña virtual en La Pampa: de la “buena onda” a los padrinos

0
77

Por Norberto G. Asquini
Comenzó la campaña electoral de cara a las PASO del 12 de septiembre que son atípicas, marcadas a fuego por la pandemia, como nuestra vida. ¿Qué estrategia eligió cada fuerza en La Pampa? Podemos ver los que van de la “buena onda” al uso de “padrinos”, desde provincializar el mensaje a nacionalizarlo.
Es una campaña rara. En todo sentido. El consultor Carlos Fara afirma que “los estudios indican un muy mal humor en los votantes, incluso en los del Frente de Todos, por eso los partidos hicieron la reflexión hacia la moderación”. El consultor Mario Riorda en un excelente artículo habló de “La muerte de las campañas electorales”. Afirma que antes los procesos electorales tenían una función relevante: servían como debate de futuras políticas públicas. Eso ya no queda tan claro. A lo sumo son plebiscitos emocionales de los ejecutivos de turno. El humor social, un votante inmerso en una doble crisis sanitaria y económica y una salida a la pandemia que no parece llegar, va a caracterizar el voto. La campaña se ve reducida a las redes sociales y a algunas visitas, pero específicas y no masivas. Se juega más en los medios que en el cuerpo a cuerpo.

La estrategia grupal y personal del FdT
¿Cómo largaron las campañas en La Pampa? El Frente de Todos eligió provincializar su discurso con el slogan “orgullosamente pampeanos”. La estrategia es tener al gobernador Sergio Ziliotto como el gran elector, la figura central, empujando la boleta con la buena imagen que muestran las encuestas y tratando de saltar el malhumor que puede haber hacia el gobierno nacional.
La lista de unidad del FdT tiene que sortear en las PASO el mayor interés que podría tener la interna de Juntos por el Cambio para el votante independiente. Más listas la hace más competitiva, al tener 5 para elegir.
Por ahora, más allá de la campaña general, cada sector que compone la boleta del FdT tiene una estrategia propia y personal con su candidato/a. Vemos así al ministro Daniel Bensusán pegado al gobernador y mostrando una imagen de gestión. A Varinia Marín con una más militante. Ariel Rauschenberger mostrando lo que hizo como diputado en estos cuatro años. Luz Alonso es tal vez la más innovadora. Lejos de la estrategia de otros tiempos de La Cámpora de esconder sus dirigentes, se la observa con una campaña que pivotea en lo personal mostrando “buena onda” en las redes sociales. Se mueve bien en esas situaciones. Tal vez haya un poco de sobreabundancia del mensaje, como la viralización de su cumpleaños convertido en una cuestión política.

A la búsqueda del padrino en JxC
En Juntos por el Cambio por ahora están empezando a mostrarse las y los candidatos. Hay un doble juego entre provincializar y nacionalizar el mensaje. La búsqueda de un “padrino” nacional fue el primer paso en esta campaña. Se pensaba que la disputa nacional entre Horacio Rodríguez Larreta y Facundo Manes (que escaló a tales niveles de agresión que tuvieron que sentarse a plantear una tregua pública) podía llegar a marcar la disputa entre espacios en el JxC pampeano, como ocurre en Buenos Aires. Pero esto quedó repartido.
La boleta de Daniel Kroneberger-Martín Maquieyra primereó con la foto junto a Manes y la completó con la de Rodríguez Larreta. La idea es mostrar que son el frente conjunto entre UCR y PRO con la venia nacional de ambas fuerzas. Que son quienes mejor representan esa alianza. Aunque a nivel nacional sean más tumbos y cruces que sonrisas entre sus principales dirigentes.
La boleta de Poli Altolaguirre-Hugo Pérez tuvo también su foto con Manes a los pocos días. El candidato bonaerense se ha convertido en la gran esperanza radical y le ha dado aire a la UCR a nivel nacional, si bien todavía tiene que sortear las PASO frente al PRO. La lista intenta mostrar que son la lista radical y buscan el voto identitario, y de la estructura, para ganar las primarias. Habrá que ver hacia dónde se volcará el votante espontáneo en JxC, si es suficiente este esfuerzo.
En tanto, la boleta de las mujeres radicales, van con la suya. Susana Teysseire-Elida Deanna se suben a la estrategia del voto por convicción, buscando hacerse espacio en la interna radical. Todo lo que saquen será ganancia frente a los otros dos tanques.
Por ahora, está muy fría la campaña. Apenas se dieron los primeros movimientos para acomodarse a lo que viene. Todavía falta más de un mes y nadie quiere quemar todos los proyectiles en las primeras horas.