La tristeza de nuestros oceános

0
297
LON01. LONDRES, 20/06/2011.- Imagen facilitada por Marine Photobank, que acompaña un informe realizado sobre el estado de los océanos del mundo, avisando del riesgo de entrar en una fase de extinción de especies marinas sin precedentes en la historia de la humanidad, solo comparable a la hecatombe que hace 55 millones de años provocó la desaparición del 50 por ciento de los peces de aguas profundas. EFE / Wolcott Henry.

Queridos lectores:
Este espacio nació en el año 2018 con el principal objetivo de informar y concientizar en temática ambiental. Algunas veces son un par de párrafos narrando como podemos ayudar desde nuestros hogares y otras veces son algunas líneas extraídas de algún portal informativo. Pero siempre pensando en cómo podemos ayudar a nuestro ambiente.
En esta oportunidad traigo para compartir unos fragmentos del portal informativo Semana Sostenible, la nota se titula: “Los océanos se han convertido en basureros nucleares”.

“…Desde hace mucho las pruebas de bombas nucleares y residuos radiactivos vienen contaminando los mares. El más reciente hecho se registró en la central Fukushima. Expertos dicen la radiación será «absorbida por los animales marinos» que rodean esos desechos. Casi 1,2 millones de litros de agua fue utilizada para enfriar los reactores de Fukushima destruidos tras el terremoto del 11 de marzo de 2011. Ahora ese líquido radiactivo será lanzado al océano. El tema es muy controvertido en Japón, sobre todo porque el desastre nuclear causó una contaminación extrema en la costa de Fukushima. Tras el fuerte sismo, el agua radiactiva fluía «directamente al mar, en cantidades que nunca antes habíamos visto en el mundo marino», dijo a DW Sabine Charmasson, del Instituto Francés de Protección Radiológica y Seguridad Nuclear (IRSN). (…)
¿Es el océano un sitio de almacenamiento perfecto? La mayor parte de los desechos nucleares arrojados provino de Gran Bretaña y la Unión Soviética, según muestran las cifras del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). Hasta 1991, Estados Unidos había dejado caer más de 90.000 barriles y al menos 190.000 metros cúbicos de desechos radiactivos en el Atlántico Norte y el Pacífico. Otros países, como Bélgica, Francia, Suiza y los Países Bajos también eliminaron toneladas de desechos radiactivos en el Atlántico Norte en las décadas de 1960, 1970 y 1980. «Bajo el lema ‘fuera de la vista, fuera de la mente‘, el vertido de desechos nucleares fue la forma más fácil de deshacerse de ellos», dice Horst Hamm. (…).
En 1967, Alemania también arrojó 480 barriles frente a las costas de Portugal, según el OIEA. (…)Para Horst Hamm, las consecuencias a largo plazo son claras. La radiación será «absorbida por los animales marinos que la rodean. Eventualmente terminarán atrapados en las redes de pesca y volverán a nuestros platos», dice…” (Semana Sostenible; 14/03/2020)

Nuestros océanos y su diversidad infinita están en peligro. Los residuos nucleares representan un peligro para la naturaleza y para los humanos. Los mismos son considerados residuos peligrosos y es necesario darle la disposición final necesaria para no impactar el ambiente. Muchos ya se habrán olvidado de Fukushima pero su impacto nos acompañara por el resto de nuestras vidas….

Por esto y por mucho más mis queridos lectores, los invito a reflexionar sobre este texto y sobre las próximas columnas que desarrollaré. Cuidar el ambiente es una tarea de todos y entre todos.
Hasta la próxima semana.

Autora del texto:
Ing. en Recursos Naturales y Medio Ambiente:
Gerbaudo Yamila Lucrecia.
E-mail: yami-lucre@hotmail.com
Fotografía: cinco noticias; 2020.