Cierre de listas pampeanas: el orden, la lógica y el tablero pateado

0
425

(Por Norberto G. Asquini)
Ya están las listas de precandidatos y precandidatas para las PASO del 12 de septiembre en las que se elegirán senadores y diputados para representar a La Pampa en el Congreso. La conformación de las boletas no puede dejar de leerse en el contexto nacional para darle una verdadera dimensión a lo ocurrido en la política pampeana, más allá del componente local.

El orden peronista
Las dos coaliciones siguieron la lógica imperante en el escenario provincial. En el Frente de Todos el orden en una lista de unidad, en Juntos la dispersión en una alianza vidriosa, donde compiten sus principales fuerzas (UCR y PRO), pero también se enfrentan sectores internos en cada una.

Las boletas del Frente de Todos fueron a medida del gobernador Sergio Ziliotto. El consenso no estuvo en duda. Solo intentó presentar interna un diputado provincial que a pesar de las conversaciones, el intento no tuvo apoyo de sectores disidentes. Por arriba, en los cargos expectables, fue la confirmación del consenso entre las líneas mayoritarias; por abajo, en los
cargos que completan, gestos del mandatario hacia dentro del partido. En los dos principales cargos están el ministro Daniel Bensusan como candidato que representa un proyecto político y una gestión que es continuidad de la de Verna; y también Luz Alonso del kirchnerismo, que es parte de un proyecto nacional.

Como ocurrió donde las conducciones son fuertes (Buenos Aires, CABA) hubo una sola lista, aquí pactada de antemano. A diferencia de otros distritos como Santa Fe o Córdoba donde habrá interna o más de una lista peronista. A pesar del paso al costado del ex gobernador Carlos Verna, referente del vernismo, que podría haber complicado a Ziliotto, el cierre mostró la legitimación conseguida por el mandatario y que se refleja en las encuestas que manejan tanto oficialismo como oposición. El acuerdo se dio de forma natural. Ahora llegarán sus primeras elecciones como gobernador, que se podrán leer como un plebiscito a su gestión y una manera de consolidar su poder en las urnas.

La dispersión y cómo patear el tablero
En Juntos por el Cambio también hubo una lógica. La dispersión, y hasta la atomización, fueron la norma en una coalición opositora, y que en todas partes está buscando su rumbo desde que perdió el poder en 2019 y se trata de organizar de cara a 2023. En la mayoría de los distritos habrá PASO con varias listas en el frente opositor al peronismo (16 de 24). Las primarias, se pudo leer este fin de semana, son un amortiguador de las divisiones que arrastra. Igualmente, no hubo sorpresas para las y los pampeanos: en la UCR o las alianzas que tuvo, antes y ahora con el PRO como socio principal, siempre hubo más de una lista en las PASO. Salvo en 2019 cuando a la unidad se llegó luego tras el choque en las provinciales y no había nada en juego.

Esta vez son cinco listas. La primera en conocerse fue la que confirmó el acuerdo entre dos sectores, el Celeste y el Azul. Dos estructuras de los radicales que parecen a priori la lista más fuerte. Buscarán capitalizar todo el voto que se identifica con la UCR, si es que con eso alcanza.

Otra boleta es la de la sorpresa y la alianza entre un sector radical y la estructura del PRO. Toda una curiosidad y una proeza dadas las diferencias entre ambas fuerzas. Daniel Kroneberger, debilitado por el acuerdo de los otros dirigentes, hizo la única que le queda a un postulante en desventaja para pasar al frente: pateó el tablero. Habrá que ver cómo lo recibe a esto el afiliado radical. Y Martín Maquieyra fue el hacedor de una alianza que tiene la venia nacional y que priorizó el acuerdo por sobre intereses personales.

En carrera está también la lista de las Mujeres Radicales. Frente a las otras dos parece arrancar en desventaja, pero sus integrantes tuvieron la convicción de mantener en los hechos lo que venían pregonando: que las boletas sean encabezadas por mujeres. Van por el voto radical-radical y por dejar una marca a futuro. Completan el cuadro dos boletas salidas de la dispersión del PRO, representantes de sectores reaccionarios y antiperonistas.

Frente a la polarización entre las dos principales coaliciones electorales solamente desentonan el Partido Socialista, tratando de capturar lo poco que escape a la grieta, y la izquierda tradicional con el voto duro y testimonial.

Ya están presentadas las listas de las distintas fuerzas que buscarán llegar al Congreso. Se larga oficialmente la temporada electoral. Veamos quienes quedan en el camino y cómo se llega a noviembre.