«Relatos en cuarentena»: libro disponible on line y con participación de una alvearense

0
306

El libro «Relatos en cuarentena», que reúne escritos enviados hasta el 31 de marzo ya está disponible vía on line, modalidad PDF, anunció la editoral cooperativa 7Ssellos. Una de las obras publicadas pertenece a la docente alvearense María del Carmen Arangurena, titulada Hitos, inserta en páginas 92 y 93. (ver abajo).

«Este libro persigue ser un registro diverso de los momentos que estamos transitando, que nos obliga a resguardarnos, a tomar conciencia de la importancia salud pública y colectiva.
En la necesidad de seguir comunicándonos, creando, compartiendo experiencias, escribiéndonos y leyéndonos es que nació esta convocatoria que ya lleva más de 90 relatos y se suman más», indican desde la editorial en su sitio web: http://7selloseditorial.com/ , donde se puede ver el libro,

«Desde nuestro sello editorial, luego de preocuparnos y ocuparnos por las consecuencias de la cuarentena, decidimos lanzar una convocatoria online para continuar con el desarrollo de nuestra creatividad pero también para contribuir con la de las personas y hacer más apacible, al menos por un pequeño momento, la situación.
Esto implicó un desafío tanto para 7Sellos Editorial Cooperativa como para quienes se sumaron a la iniciativa.
Sin salir de nuestras casas para cuidarnos y encontrándonos a través de internet, de las redes sociales y de las palabras propusimos que sumaran a la iniciativa de escribir “Relatos en cuarentena”. Son muchas las ideas que se desarrollaron y pudimos ver a través de ellos que las personas, a pesar de atravesar una situación inusual, histórica y particular como la de la pandemia, se resignifican para ser parte de esos registros históricos», agregan.

«De modo que en esta primera parte de “Relatos en cuarentena”, nuestros/as lectores/as podrán encontrarse con diversos escritos literarios que reflejan sentimientos, emociones, desvaríos, temores, amores, idealizaciones y mucho más.
Los/as invitamos a compartir esta experiencia a través de la lectura para dejar volar, aún más, nuestra imaginación», culmina.

HITOS
María del Carmen Arangurena

Vorágine antagónica de esclarecedor influjo en noticiarios. El amparo íntimo suaviza la lid funesta de los reportes. Mientras la impetuosidad viral ‘mandíbula batiente’
pretende espiar y amordazar cotidianeidades. El refugio hogareño acaricia fortalezas ante cerril azote, cuando el tumulto de infortunios va ofuscándose con la humanidad. La salvaguardia visceral ulula cual resguardo atiborrado de cariño.
Recala la vacilación ‘a hurtadillas», en paradójico camuflaje, acechando lumbreras de mercurio. Y el abrigo sereno ciñe en dosel festivo de niñez. Acude la multitud virtual, sin orden ni concierto, saciando confianzas devenidas en temerarias esfinges.
El cuidado a la progenie fausta, se esparce en raudal de ósculos lozanos, como cápsulas del diente de león. Ahí la perplejidad intransigente, ‘a boca de jarro» y neciamente, amarra en el espigón de la credulidad. Desde el lar pampeano y venturoso, se sazonan muros en agasajo dominical. El jaleo del obstinado azar, en sarcástico envite y regañadientes», codicia regazos. Entretanto, la morada consanguínea ,se perfila henchida de grafitos y pueriles cuartillas. Así el vaivén apaciguante mece al porvenir entre cabizbajo y flemático. La fragua encendidamente meditabunda, sueña con amalgamar la terapéutica bienhechora y en simultáneo, el desconcierto se metamorfosea. Voraz al usurpar aplomos con reputación de titanes.
Se reaviva el cobijo plausible de los valientes y paladines, cual lenguas místicas del roble, guareciendo en arrojo colosal.
La turbación se vuelve quimera, entre frenética y lasciva, se vanagloria de disputarse hados en las barricadas del temple médico. El poniente azafranado tinta la madriguera, en balsámicas nanas que mitigan por doquier.
Azoramiento de presto colofón:
jHoy elevé la divisa férvida de la gratitud a las batas níveas! amantando con el pabellón rutilante de la esperanza a nuestra entrañable Argentina y La Pampa del bienquerer.